Número 2 - Primer semestre 2018

Dosier - Las transferencias monetarias “condicionadas” y “no contributivas” en la Argentina. Formatos en transformación, tensiones que persisten, dilemas vigentes

De la promoción del trabajo cooperativo al Salario Social Complementario.
Transformaciones en la transferencia de ingresos por trabajo en la Argentina

  • Malena Victoria Hopp

    Doctora en Ciencias Sociales. Investigadora del Conicet, Instituto de Investigaciones Gino Germani, Universidad de Buenos Aires (UBA). Investigadora del Departamento de Cooperativismo del Centro Cultural de la Cooperación. Investigadora del Grupo de Trabajo Clacso “Esquemas de bienestar en siglo XXI”. Docente de la Carrera de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.
    Correo electrónico: malenahopp@yahoo.com.ar
Transformaciones en la transferencia de ingresos por trabajo en la Argentina">

+ Aa

  • Para citar este artículo

    Referencia electrónica
    Hopp, Malena Victoria (2018). De la promoción del trabajo cooperativo al Salario Social Complementario. Transformaciones en la transferencia de ingresos por trabajo en la Argentina. Ciudadanías. Revista de Políticas Sociales Urbanas N°2. Primer semestre 2018, pp. 113-142 [En línea]. Consultada el: 20-10-2018
    URL: http://untref.edu.ar/sitios/ciudadanias/n2_dossier_art4.php
    Copiar

Resumen

A partir del trabajo de campo cualitativo y el análisis documental, el artículo reconstruye y analiza la estrategia de política social del Estado argentino ligada a las transferencias de ingresos en el marco de experiencias de trabajo cooperativo y en la economía popular, y las disputas en torno a los sentidos del trabajo y la organización colectiva que estas implican. En este recorrido, se indaga acerca de los fundamentos de la inclusión del trabajo cooperativo como marco de realización de las tareas laborales y como condición para el otorgamiento de una transferencia directa de ingresos, en el período 2003-2015, y la ruptura que plantea la nueva orientación de las políticas sociales que propone transferencias “sin cooperativas” y la creación de un Salario Social Complementario, impulsados por la nueva gestión de Gobierno, iniciada en diciembre de 2015.

Presentación

Los esquemas de protección y asistencia social en América Latina vienen incorporando crecientemente transferencias monetarias no contributivas destinadas a distintos grupos sociales (niños, niñas y adolescentes, adultos mayores, madres) o como complemento de los ingresos de aquellos hogares cuyos miembros se desempeñan en la economía informal o se encuentran desocupados, entre otros.

En Argentina, durante el período 2003-2015 se produjo un proceso de ampliación de las políticas sociales y la protección social orientado al mejoramiento de las condiciones de vida de las clases populares y a volver a darle centralidad al trabajo como vector de la integración social y económica. Esta transformación se dio, principalmente, mediante la incorporación de trabajadores informales y desocupados al Sistema de Seguridad Social. Desde la órbita del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (MDS), se optó por una estrategia de generación y fortalecimiento de formas de trabajo asociativas, cooperativas y autogestionadas (Hintze, 2007; Grassi, 2012; Hopp, 2013).

En la esfera de la seguridad social, las nuevas políticas abarcaron el ámbito de la previsión social con el Plan de Inclusión Previsional implementado por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) en el año 2005, con una segunda etapa en 2014, cuyo objetivo fue facilitar el acceso a la jubilación a las personas que contaran con la edad requerida pero no con los años de aportes necesarios para jubilarse, a través de un plan de regularización, conocido como moratoria previsional. A esta moratoria se sumó una ampliación sin precedentes de la cobertura de las pensiones no contributivas (Lombardía y Rodríguez, 2015; Calvi y Cimillo, 2013).

Una de las políticas más novedosas del período fue la institución del reconocimiento del derecho a las asignaciones familiares para trabajadores desocupados, informales, por temporada, del servicio doméstico y monotributistas sociales, mediante la creación de la Asignación Universal por Hijo, en 2009 (Decreto 1602/2009).1

El alcance de estas medidas fue muy amplio y marcó un quiebre en la seguridad social argentina, ligada históricamente a la protección de trabajadores asalariados formales: más de 3,7 millones de nuevos jubilados por la moratoria previsional y 3,3 millones de niños, cubiertos por la Asignación Universal por Hijo (Anses, 2015).2

Como mencionamos, el MDS comenzó a desplegar una política destinada a fomentar formas de trabajo asociativas y cooperativas con el objetivo de promover la inclusión social de grupos en situación de vulnerabilidad social, pobreza o desocupación. En un primer momento mediante subsidios destinados a grupos familiares y asociativos para la compra de herramientas e insumos de trabajo, mediante el Plan Nacional de Desarrollo Local y Economía Social Manos a la Obra, con una fuerte presencia hasta el 2009. Otra de las líneas desarrolladas fue el Microcrédito, que tomó impulso y autonomía en la gestión a partir de la sanción de la Ley 26.117 de Promoción de Microcrédito y la constitución de la Comisión Nacional de Promoción del Microcrédito (Conami), encargada de ejecutar el Programa Nacional de Microcrédito Padre Carlos Cajade. En un segundo momento, de 2009 a 2015, el Plan Manos a la Obra se reconfiguró dándole centralidad a las transferencias monetarias directas mediante los Programas Ingreso Social con Trabajo Argentina Trabaja y su ampliación, en 2013, de la línea Ellas Hacen, destinada a mujeres con hijos en situación de alta vulnerabilidad social o víctimas de violencia de género.3 Esta modalidad se distinguió de los programas de transferencias condicionadas de empleo implementados desde mediados de la década de 1990 y del Plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados, lanzado en mayo de 2002, para hacer frente a la crisis socio-económica y política de diciembre de 2001,4 a partir de concebirlas como la retribución por el trabajo realizado en cooperativas. Estas nuevas organizaciones fueron creadas por los mismos programas y se destinaron a la realización de obras públicas de baja complejidad y otras tareas comunitarias de mejoramiento barrial, capacitación y fortalecimiento de lazos comunitarios.

El fomento del trabajo cooperativo, apoyado a través de transferencias monetarias directas, fue uno de los pilares centrales de la intervención del MDS en este período y tuvo antecedentes de programas de otros Ministerios como el Agua más Trabajo o Techo más Trabajo del Ministerio de Planificación, vinculados con la decisión estratégica de ejecutar parte de la obra pública a través de cooperativas de trabajo (MDS, 2010). Según la información que presenta el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), en 2015 existían 7.781 cooperativas del Programa Argentina Trabaja, de las cuales 2.671 correspondían a Ellas Hacen y 5.110 al Programa Ingreso Social con Trabajo. En ambas líneas participaron más de 300.000 personas (MDS, 2015).5

Desde el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social también se instrumentaron programas de apoyo a cooperativas, empresas recuperadas y pequeños emprendimientos, entre ellos el Programa Trabajo Autogestionado, que cuenta con una línea de transferencias monetarias directas a integrantes de cooperativas de trabajo.6

La asunción de Mauricio Macri a la Presidencia de la Nación, en diciembre de 2015, marcó un quiebre en la orientación general de las políticas públicas que colocó la reducción del déficit fiscal como objetivo central. La profunda transformación de la política económica incluyó una fuerte devaluación de la moneda, apertura económica, eliminación de retenciones a la exportación de productos agrícolas, quita de subsidios a servicios públicos, entre otras medidas que favorecieron a los sectores agroexportador y financiero y a empresas de capital concentrado en desmedro de las Pymes, entre ellas las cooperativas de trabajo, empresas recuperadas y otras experiencias asociativas y autogestionadas (Ruggieri, 2016; Rebón,
2017; Hopp, 2017). Todo ello en un contexto de creciente inflación, acompañado del aumento del desempleo y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios
(CESO, 2016).

Este cambio de rumbo económico estuvo acompañado de modificaciones en las políticas sociales y de seguridad social, entre ellas, el cierre de la Moratoria Previsional y la creación de una Pensión Universal para el Adulto Mayor de carácter no contributivo.7 En el caso de los programas del MDS, se realizaron modificaciones normativas, enfatizando la formación laboral y el fortalecimiento de la empleabilidad de los destinatarios de los Programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen (Res. MDS 456/16, 592/16 y 2055/16). Además, la Ley 27.345 de Emergencia Social, sancionada en diciembre de 2016, explicita la paulatina reestructuración de los programas sociales existentes y la transferencia de recursos hacia la instrumentación de un Salario Social Complementario, destinado a los trabajadores de la economía popular inscriptos en un registro creado por la misma ley.

Las transformaciones en la orientación de las políticas públicas y el rol del Estado impulsados por la nueva gestión de gobierno respecto del período anterior son importantes. Sin embargo, no han puesto en cuestión las transferencias directas de ingresos como estrategia de intervención social. Por el contrario, estas se mantuvieron o se ampliaron con el fundamento de una pretendida búsqueda de igualdad de oportunidades y de la necesidad de ayudar a los que más lo necesitan.8 Estas transferencias se focalizan principalmente en las etapas de la niñez –con la ampliación de destinatarios de las asignaciones familiares– y en la población de adultos mayores –con la creación de la pensión universal–. Aunque también incluyeron a los trabajadores de la economía popular mediante la creación del mencionado Salario Social Complementario.9

En este contexto, adquiere nueva actualidad y relevancia la pregunta acerca de los fundamentos y sentidos de las transferencias monetarias estatales, en sus distintas modalidades, como estrategia de intervención del Estado frente a problemáticas de distinto tipo. El objetivo de este artículo es analizar una de estas formas: las transferencias otorgadas en el marco del desarrollo de una actividad laboral o productiva, mediante programas que tuvieron por objetivo la promoción del trabajo cooperativo, reorientados en la nueva gestión de gobierno hacia la formación laboral y el fomento de la “cultura del trabajo”, y aquellas que se plantean como un salario social que funcione como complemento de los ingresos del trabajo en la economía popular. Interesa explorar las continuidades y rupturas en los fundamentos normativos y contenidos de la estrategia de intervención social y los sentidos que se construyen en torno a las distintas modalidades de transferencias monetarias y las formas de ocupación que promueven.

Las reflexiones que presentamos se basan en la investigación que tuvo como resultado la tesis doctoral (Hopp, 2013), el trabajo de campo realizado en el marco del Grupo de Estudios sobre Política Social y Condiciones de Trabajo del Instituto de Investigaciones Gino Germani, en el que se realizaron grupos focales con distintas categorías de trabajadores, entre ellos cooperativistas y destinatarios de los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen y el análisis de diversas fuentes documentales que nos permitieron dar cuenta de los fundamentos normativos de las intervenciones propuestas por las políticas sociales.

Políticas sociales: precisiones conceptuales

Tal como señalamos en la presentación, el objetivo de este artículo es analizar los fundamentos y contenidos que se construyen en torno a las transferencias monetarias otorgadas en el marco de políticas sociales destinadas a personas y grupos en situación de vulnerabilidad social, que apoyan y promueven el trabajo en experiencias cooperativas, asociativas y autogestionadas y en la economía popular. ¿Por qué se fomentó la creación y el fortalecimiento de organizaciones de trabajadores desde la política social en el período 2003-2015? ¿Qué objetivos se perseguían con la implementación de programas de apoyo y generación de cooperativas de trabajo y experiencias de trabajo asociativo? ¿Cuáles son los nuevos sentidos que construyen las transferencias de ingresos que se proponen desarrollar la empleabilidad de los destinatarios? ¿Qué modelos de política social y proyectos de sociedad suponen estas intervenciones? ¿Qué implicancias tiene el pasaje de la promoción del cooperativismo al Salario Social Complementario del trabajo en la economía popular? ¿Qué experiencias laborales se definen como parte de esta economía? Si las cooperativas de trabajo y los emprendimientos asociativos apoyados por la política social son parte de la economía popular, ¿la idea de salario no estaría negando la naturaleza y el horizonte político de transformación de las formas de producción y de trabajo de las que estas experiencias pueden ser portadoras?10 Estos interrogantes orientarán nuestras reflexiones sobre algunos aspectos del proceso de transformación de la política social del Estado argentino, a partir del cambio de gestión de gobierno iniciado en diciembre de 2015.

Entendemos la política social como la forma política o estatalizada de la cuestión social (Grassi, 2003). Esta constituye el modo en el que la sociedad capitalista desafía la tensión de la estructura entre el principio moderno de la libertad e igualdad de los individuos y las desigualdades sociales, económicas y políticas reales (Fitoussi y Rosavallon, 2003; Castel, 1997). La política social está inscrita como posibilidad y como necesidad en el interior del Estado capitalista y es el resultado del desarrollo histórico de las contradicciones entre capital y trabajo, mediadas por la intervención del Estado (Fleury, 1997).

Las políticas sociales son, entonces, constitutivas del régimen social de acumulación y operan en la distribución secundaria del ingreso, cumpliendo una función reguladora de las condiciones de venta y uso de la fuerza de trabajo (Cortes y Marshall, 1991; Danani, 1996). Desde esta perspectiva, no las consideramos solamente “un intento de corregir o compensar la desigualdad que produce el mercado en la distribución de los recursos, sino también como una intervención generadora y moduladora de la propia desigualdad” (Adelantado et al., 1998: 141), que tiene un rol central en la regulación de las formas de integración y el mantenimiento del orden social (Soldano y Andrenacci, 2005).

Toda política social es portadora de una definición de trabajo y de las necesidades que implican diferentes formas de intervención (Danani, 2009). Además, cada configuración específica, es decir, cada modelo y cada política social concreta, contiene una pauta de sociabilidad que se encuentra políticamente constituida y es al mismo tiempo constituyente de un proyecto de sociedad. En palabras de la autora, “políticas y concepciones, entonces, dicen cómo queremos vivir. O, dicho con más precisión, dicen cuál es el proyecto de vida que se ha impuesto” (Danani, 2017: 81). De este modo, establecen el sujeto destinatario, cuya definición, valoración y reconocimiento se va construyendo y disputando, tanto en la delimitación del problema objeto de intervención que luego es plasmado en la formulación normativa11 como en los distintos momentos e instancias del proceso de implementación de la política.

La estrategia metodológica

Partiendo de la conceptualización presentada, consideramos las políticas sociales procesos de construcción/determinación que incluyen tanto el nivel estructural de los procesos político-sociales como el de los sujetos y sus prácticas. Consideramos sus distintas instancias momentos de la formación/realización de la política, que comprenden una multiplicidad de sucesos y situaciones en las que intervienen diversos agentes, prácticas y recursos (Minteguiaga, 2003). Esto remite a una idea de totalidad que reintegra la lógica histórico-temporal de la instrumentación de las políticas y las condiciones político-sociales de su producción. Así, la intervención social del Estado se encuentra necesariamente inscripta en procesos sociales más amplios que exceden el aparato estatal y las instituciones públicas. La idea de proceso permite observar el modo en el que los problemas se van definiendo y redefiniendo en la práctica, de acuerdo con la capacidad de movilización y representación de los agentes sociales intervinientes, sus recursos y los distintos intereses en juego (Minteguiaga, 2003).

Optamos, entonces, por un enfoque relacional que se sitúa en la interacción entre la institución estatal y la sociedad civil (Hintze y Deux, 2007) e integra el análisis normativo de los diferentes programas de transferencias monetarias, con la escala cotidiana de la política, considerando allí la mirada de los sujetos sobre el ingreso que perciben y la actividad laboral que realizan en el marco de la política social.

Este abordaje permite dar cuenta de los conflictos, las contradicciones y las tensiones en los fundamentos, las justificaciones, las valoraciones y las formas de reconocimiento social y cultural del sujeto de la política social, así como también de los modos en los que se (re)producen, transforman y disputan los sentidos del trabajo (en este caso, del trabajo cooperativo o en la economía popular) y de las transferencias estatales en distintos momentos (si se conciben como derechos de los trabajadores, como ayuda a los pobres, como incentivo para incrementar la empleabilidad, etc.).

Concretamente, el análisis que presentamos en este artículo se construyó a partir de la integración del análisis de diversos documentos (normativas, resoluciones ministeriales, decretos y leyes de regulación y promoción del trabajo asociativo, cooperativo y autogestionado, la Ley 27.345 de Emergencia Social y su reglamentación), los sitios web institucionales e información de prensa, con la información recabada en dos trabajos de campo cualitativos. El primero, de corte etnográfico, realizado entre los años 2009 y 2012, que incluyó la realización de entrevistas a emprendedores y cooperativistas destinatarios de los programas Manos a la Obra, Ingreso Social con Trabajo Argentina Trabaja y del Programa Trabajo Autogestionado, y observación participante en emprendimientos, cooperativas, organizaciones sociales e instituciones gubernamentales que participaban en la implementación de estos programas,12 en las que realizamos también entrevistas con trabajadores técnicos y territoriales de estas.

El segundo, en el marco del Grupo de Estudios sobre Política Social y Condiciones de Trabajo, en el que se realizaron grupos focales con distintas categorías de trabajadores y trabajadoras durante los meses de septiembre y octubre de 2016, entre ellos, cooperativistas y destinatarios de los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen. A partir del uso de esta técnica buscamos conocer las representaciones que construyen los sujetos acerca del Estado y las políticas sociales y los argumentos que esgrimen respecto de la legitimidad de distintas modalidades de intervención estatal.

Los grupos focales o de discusión construyen una situación de interacción social, bajo condiciones controladas, orientadas a captar la visión de un grupo respecto de ciertas cuestiones problemáticas propuestas por la coordinación. Esta herramienta permite captar las articulaciones entre el discurso social, el sentido común y la expresión individual, habilitando el análisis sobre una trama de discursos y prácticas, debates y controversias sobre los temas propuestos y otros emergentes de la discusión (Hopp y Lijterman, 2017). A su vez, la técnica posibilita captar estados de opinión pública y reacciones coyunturales que resultaron interesantes para explorar las transformaciones de los programas de promoción de cooperativas cuyos efectos comenzaban a hacerse visibles al momento en el que se desarrolló el trabajo de campo. Dado lo reciente de estos cambios en la estrategia de política social, la indagación sobre el funcionamiento de los programas y los efectos de los cambios normativos a medida que avanza su implementación requieren profundización.13

En total se realizaron once grupos focales de entre siete y nueve participantes, conformados del siguiente modo: dos grupos de trabajadores rutinarios del sector público y privado, tres de obreros formales y trabajadores informales, dos de profesionales y trabajadores independientes, dos de cooperativistas y destinatarios de los programas de Argentina Trabaja y Ellas Hacen, dos de trabajadores del servicio doméstico e informales. En los grupos incluimos personas que tuvieran otros familiares/dependientes a cargo (hijos, adultos mayores, etc.), de distinto sexo y edades. En este artículo consideramos la información de dos de estos grupos, llevados a cabo el 21 de octubre de 2016: el primero de ellos, conformado por dos varones y dos mujeres cooperativistas, una destinataria del Programa Argentina Trabaja y tres titulares de Ellas Hacen. El segundo, por tres varones y tres mujeres cooperativistas (principalmente del rubro de comunicación y gráfica), dos destinatarias de Argentina Trabaja y una del Ellas Hacen (en total, 8 y 9 participantes, respectivamente).

La cobertura geográfica de ambos trabajos de campo correspondió a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

Transferencias monetarias y trabajo cooperativo

“como parte de la política pública nacional, apostamos a la Economía Social, porque ello significa aportar al conocimiento y actividades de nuestro país. Es aportar al trabajo social con el Estado acompañando, aportando capacitación, insumos y herramientas”. (Res MDS 3182/09, creación del Programa “Argentina Trabaja”).

Entre los años 2003 y 2015,14 se fue consolidando en Argentina un modelo de política social que puso en el centro el trabajo y se opuso a las políticas asistencialistas y focalizadas implementadas durante la década de hegemonía neoliberal.

En esta dirección se creó, en la órbita del MDS, el Plan Nacional de Desarrollo Local y Economía Social Manos a la Obra, cuyo propósito fue “constituirse como un sistema de apoyo a las iniciativas de desarrollo socioeconómico local, destinado particularmente a los sectores de bajos recursos” (Res. MDS 1375/04). Para ello se plantearon tres objetivos generales:

“1) Contribuir a la mejora del ingreso de la población en situación de vulnerabilidad social en todo el país. 2) Promover la Economía Social mediante el apoyo técnico y financiero a emprendimientos productivos de inclusión social generados en el marco de procesos de desarrollo local. 3) Fortalecer a organizaciones públicas y privadas, así como espacios asociativos y redes.” (Res. MDS 1375/04).

Como se observa en la normativa, la intervención propuesta buscó mejorar las condiciones de vida de la población en situación de vulnerabilidad mediante la participación en emprendimientos laborales y el fortalecimiento de redes, organizaciones de la sociedad civil y espacios multiactorales. Desde el discurso oficial se planteaba un enfoque que intentaba “transformar las necesidades en oportunidades de acción colectiva” (MDS, 2006), para lo cual se otorgaron créditos o subsidios para la producción en experiencias laborales asociativas y cooperativas. El desarrollo local, la inclusión social, el trabajo asociativo y la participación fueron elementos clave de su diseño y dan cuenta de los fundamentos de esta novedosa línea de política social que se desarrolló en el marco de un modelo social y económico que puso en el centro la mejora de las condiciones de trabajo.15

En 2009, luego de la crisis mundial y en un contexto de menor crecimiento económico al que se había dado hasta 2006, el gobierno nacional promovió un nuevo proceso de reorientación de las políticas socio-laborales, que profundizó la propuesta de generación de trabajo cooperativo a través de la política social y generalizó las transferencias directas de ingresos, mediante la puesta en marcha del Programa Ingreso Social con Trabajo Argentina Trabaja. El fundamento de la intervención estatal continuó puesto en promover la inclusión social, mediante la institución o ampliación de derechos, principalmente ligados al trabajo y a la figura del trabajador, que incluyó tanto a los asalariados formales, como a quienes se desempeñaban en la economía informal, a los trabajadores autogestionados y desocupados (la creación de la Asignación Universal por Hijo, el Plan de Inclusión Previsional y la ampliación del alcance de las pensiones no contributivas).

Concretamente, el Programa Ingreso Social con Trabajo promovió la conformación de cooperativas de trabajo regidas por la Resolución 3026/06 del Inaes, una normativa establecida para facilitar la conformación y el funcionamiento de cooperativas en el marco de programas sociales. Estas recibían la planificación de las actividades y proyectos de trabajo de las instancias ejecutivas de los distintos niveles gubernamentales, nacionales, provinciales y municipales. Luego de los mecanismos de inscripción individual implementados por el MDS, se integraba a las personas en cooperativas de aproximadamente 60 miembros (este número luego se redujo a la mitad), se nombraban las autoridades legales y se seleccionaban capataces que organizaban las tareas y desarrollaban las actividades con el conjunto de los destinatarios.16 Los integrantes de las cooperativas debían cumplir con una carga horaria de 40 horas semanales que no se consideraba un subsidio, sino un “adelanto en concepto de anticipo de excedente”. El ingreso que brindaba el programa era significativo al momento de su lanzamiento, pero posteriormente no tuvo incrementos significativos y su monto fue perdiendo peso respecto del valor del Salario Mínimo Vital y Móvil (en 2009 representaba alrededor del 90% y en el año 2012, solo el 50% de este). La cantidad de horas de trabajo que requería inicialmente el programa también se redujo: pasó de 8 a 4 horas diarias, sumadas a la capacitación que recibían los cooperativistas (Kasparian, 2017).

Asimismo, los destinatarios eran inscritos en el régimen del monotributo social, bajo la figura de efectores de la Economía Social, que les permitía acceder a una obra social con la posibilidad de adherir a su familia y contabilizar los aportes como años de antigüedad jubilatoria.

También, el Programa ofrecía capacitación en oficios,17 en organización cooperativa y en temáticas sociales, de salud y de prevención, así como la posibilidad de concluir los estudios primarios o secundarios mediante el Programa Argentina Trabaja, Enseña y Aprende.18

La generación de puestos de trabajo en las cooperativas creadas por los programas sociales era considerada un medio para alcanzar la inclusión social y la igualdad e incentivar la formación de organizaciones de trabajadores. Tal como muestra el epígrafe de este apartado, el rol del Estado era planteado como central en esta construcción y se vinculaba con el acompañamiento y el apoyo en todo el proceso de conformación de las cooperativas y en la ejecución de las tareas. Como un objetivo indirecto, se buscaba que el trabajo generado redundara “en el desarrollo e incremento de la calidad de vida de los sectores más vulnerables, a través del apoyo a las comunidades más desprotegidas” (Res. MDS 3182/09).

La puesta en marcha del Programa Ingreso Social con Trabajo y luego, en el año 2013, su ampliación con la línea Ellas Hacen, significó una fuerte apuesta institucional a la cooperativa como forma de organización del trabajo, considerando su dimensión colectiva y la potencialidad de fortalecimiento de lazos sociales y comunitarios. Estos valores, propios del cooperativismo, fueron considerados centrales en los procesos de integración social y económica de los grupos más vulnerables que fomentaron estos programas. Al mismo tiempo (y contradictoriamente), el propio diseño de Argentina Trabaja y sus modalidades de implementación, dependientes de la planificación y toma de decisiones de las instancias gubernamentales municipales y provinciales, que eran las entidades ejecutoras del programa, así como también de los recursos materiales –para la ejecución de las obras o tareas laborales– y económicos –para cubrir los ingresos de los cooperativistas que el propio MDS proveía– implicaron la incorporación de una estrategia de intervención y de transferencia de ingresos masiva, que puso en tensión ese objetivo de integración por el trabajo cooperativo propuesto, utilizándolo como un recurso de la asistencia social a la pobreza y al desempleo (Hopp, 2013 y 2015).

Desde la mirada de los agentes estatales del MDS, la primacía de un discurso que enfatizó el trabajo colectivo como fundamento del ingreso obtenido por los destinatarios y que se diferenció de los viejos planes de transferencia condicionadas, considerados meramente asistenciales, se confrontaba con una percepción más soslayada del uso de la cooperativa como un modo de formalizar esta nueva forma de trabajo que promovía el programa. Al respecto, registramos lo siguiente:

Para Analía (trabajadora social del Argentina Trabaja) la forma de cooperativa que se eligió para organizar el trabajo en el Programa es la forma que más autonomía da a los destinatarios, porque lo que hacen no es trabajo asalariado. Cuenta que a veces la gente cree que trabaja para el municipio (“somos empleados del municipio”, dicen) y eso no es así. Para ella la idea del programa es cortar la dependencia, tanto de los planes, como del Estado, poder generar otro esquema de relaciones sociales, políticas y culturales, por eso se pensó en crear cooperativas. Además “había que darle un marco legal a todo esto y la cooperativa es la forma que más se adapta a la idea que tenían desde el Estado de crear trabajo genuino”. (Registro de campo, 4/4/2011).

Su relato muestra la direccionalidad y los fundamentos de las transferencias de ingresos mediante la construcción de espacios colectivos de trabajo. Al mismo tiempo, expresa una tensión que atraviesa la escala cotidiana de la política social, en la que se despliegan las distintas experiencias asociativas que se encuentran entre el fortalecimiento del trabajo genuino en cooperativas y su uso como marco legal para la ejecución del Programa.

En un sentido similar, al poco tiempo de su lanzamiento, algunos referentes de cooperativas y empresas recuperadas también cuestionaron el uso de la figura de la cooperativa para denominar formas de trabajo que no surgían –en primera instancia– de la voluntad de asociación de sus miembros, sino de las políticas sociales. Desde el punto de vista de aquellos que conformaron su cooperativa a través de la asociación voluntaria o a partir del proceso de recuperación de una empresa quebrada y luego se apropiaron de esta forma de trabajo como un proyecto social y político colectivo y propio, la creación de estas nuevas cooperativas en el marco de los programas sociales fue cuestionada, porque afirmaban que, en los últimos años en la Argentina, se difundió la idea de que “si querés ganar un mango, tenés que formar una cooperativa” (Registro de campo 20/3/2010). En contraposición a esta idea, dos referentes de empresas recuperadas planteaban lo siguiente:

“Nosotros tenemos un fin más profundo” (Roberto). Otra cooperativista comenta que muchas veces se acercan para pedirles si los pueden afiliar a la cooperativa para cobrar un subsidio y dice enojada “¡nosotros estamos poniendo mucho para que las cooperativas sean creíbles!” (Roxana) (Registro de campo 20/3/2010).

Lo que se pone en cuestión en este diálogo es el modo en el que se define qué es una cooperativa desde esta nueva intervención del Estado; por eso se distinguen de aquellas que fueron creadas a partir de programas sociales, que tienen una duración limitada, las tareas que deben realizar son impuestas y muchas veces no están gestionadas por los propios trabajadores asociados.

En la misma dirección, otro cooperativista y referente político de una federación plantea que, si bien considera que el Programa es valioso porque atiende la necesidad de trabajo de los compañeros y tiene potencialidades vinculadas a la capacitación y el aprendizaje, las unidades laborales creadas por estos programas no son equivalentes al trabajo genuino, ni representan los principios y formas de organización propias de las cooperativas:

[…] el Argentina Trabaja se sacó para paliar la falta de laburo, que en realidad no es un laburo genuino, [Entrevistadora: ¿por qué no es un laburo genuino?] Esas cooperativas son bastante truchas, yo hice un lindo laburo con ellos, en Morón, por ejemplo, que eran 1.500 trabajadores, bueno fui a darles capacitación, charla, capacitación para esos compañeros […] (Entrevista realizada el 31/8/2015).

Desde el ámbito académico, también se problematizó el carácter inducido en la conformación de estas cooperativas de trabajo, distinguiéndolas del cooperativismo tradicional, de larga data en nuestro país (Vuotto, 2011). Sin embargo, a partir del estudio de caso de una cooperativa del Programa Argentina Trabaja que funciona en el marco de una organización social de trabajadores desocupados, Kasparian (2017) complejiza el análisis de la constitución de estas experiencias relativizando el carácter inducido de estas cooperativas, cuya conformación es resultado de la lucha de estos grupos de trabajadores organizados, tanto por acceder al programa como para gestionar de manera autónoma (principalmente del gobierno local) la cooperativa.

Distintas investigaciones indagaron en las potencialidades de estas políticas, en su capacidad de generación de trabajo e ingresos a grupos en situación de vulnerabilidad, y señalaron también sus límites respecto del valor del ingreso percibido y el estancamiento del monto de la transferencia de ingresos con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo que implica frente al incremento del costo de vida. Del mismo modo, mostraron que, si bien el acceso al programa puede significar un aporte a la economía familiar, su capacidad de mejora de las condiciones de vida es limitada, puesto que depende de una multiplicidad de factores que no son abordados por el Programa. Además, la forma de protección social que ofrece mediante el monotributo social, si bien habilita el acceso a una cobertura de salud y garantiza años de aportes al sistema previsional, no en todos los casos el acceso a la obra social se efectiviza, sumado esto a que las prestaciones de la seguridad social y las condiciones de trabajo que ofrece resultan desiguales respecto de aquellas que garantiza el trabajo asalariado formal (Hopp y Frega, 2012; Hintze, 2014; Arcidiácono y Bermúdez, 2015; Arcidiácono et al.; Hopp, 2016; Castelao Caruana, 2016, Kasparian, 2017, entre otros).

A pesar de estas tensiones, a medida que los programas se fueron consolidando, se conformaron organizaciones que incluyeron a las cooperativas promovidas por programas sociales que, con sus particularidades, se integraron a un movimiento de trabajadores autogestionados más amplio, como la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT)19 o a organizaciones sindicales como la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA)20 o la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep).21

Experiencias asociativas y transferencias
de programas de promoción del trabajo cooperativo

Si toda política social es portadora de una definición del trabajo y de las necesidades y estas definiciones configuran distintos modos de intervención (Danani, 2009) y definen un sujeto que se va configurando en los distintos momentos del proceso de implementación, nos preguntamos qué formas de asociatividad se desplegaron en el marco de estos programas y a qué sentidos del trabajo se vincularon.

La diversidad de experiencias que se desplegaron en el marco de estos programas dan cuenta de la tensión entre el trabajo, la organización colectiva y la asistencia que planteamos en el apartado anterior. La vinculación entre transferencias estatales y trabajo cooperativo/asociativo puede producirse por efecto de la política social, cuando para acceder a un programa se conforma un emprendimiento o cooperativa, o separadamente, en los casos en los que la búsqueda de apoyo estatal se da una vez que la unidad productiva se encuentra en marcha.

En los distintos trabajos de campo realizados, encontramos casos en los que la participación de los destinatarios constituía una estrategia de acceso a la asistencia para la obtención de un ingreso; mientras que, en otros, la cooperativa se percibía como una oportunidad y un espacio de independencia, aprendizaje o consecución de logros propios (como construir su vivienda, comenzar o finalizar los estudios, ir a la universidad, no depender de otros económicamente, salir del espacio del hogar privado y del trabajo doméstico, vincularse a sus pares, etc.). Algunas organizaciones sociales también lucharon por gestionar de manera autónoma las cooperativas del Programa y así lograr un margen mayor de independencia de las directrices establecidas por el MDS o los gobiernos provinciales y municipales, entes ejecutores de las obras y actividades que se desarrollaban en el marco del Programa.

A partir de estas observaciones, construimos tres tipos de experiencia asociativa, que dan cuenta de los diferentes sentidos que adquiere el trabajo promovido por estos programas y del modo en el que los sujetos de la política social también se van constituyendo en dicho proceso.

La primera de estas experiencias es aquella que denominamos militancia cooperativista, entendida como una práctica orientada a la construcción de un proyecto político colectivo vinculado a los principios y valores del cooperativismo (solidaridad, cooperación, democracia en la gestión de la empresa, autonomía e independencia, compromiso con la comunidad, formación y aprendizaje, no explotación del trabajo). Desde esta experiencia se concibe la participación en la cooperativa como una herramienta para la transformación social y se percibe como una forma y un proyecto de vida, además de un trabajo. En cuanto al sujeto de la política social, podemos pensar que esta da lugar a la construcción de autonomía, al ejercicio de la capacidad de acción y transformación de los recursos que esta provee para la consecución de proyectos colectivos y objetivos propios.22

La segunda refiere a la experiencia en la cual, en un primer momento, la incorporación o la conformación de la cooperativa o el emprendimiento asociativo se dan por la necesidad de generar trabajo e ingresos, pero luego estos se consolidan y se asumen como un trabajo genuino y autogestionado.

Por último, las estrategias de vida, producto de las necesidades inmediatas, cuando la cooperativización o asociación se convierte en un recurso de acceso a la asistencia social, que podemos denominar la experiencia de asociatividad forzada. El adjetivo forzado en este caso refiere al carácter no espontáneo de la asociación.23 Seleccionamos el término forzada para caracterizar esta experiencia producida por la política social, porque se opone, justamente, a la naturaleza voluntaria de la asociatividad propia de la organización cooperativa y de los emprendimientos de Economía Social. Si buscamos los sinónimos de este adjetivo encontramos que forzado se relaciona, por ejemplo, con falso, fingido, artificial, impuesto, exigido.24 Estas palabras aluden al modo en el que los destinatarios de aquellas políticas que tienen como requisito de acceso la unión con otros o la conformación de una cooperativa dan inicio a su experiencia asociativa (más allá de la diversidad de formas que la asociatividad toma en el proceso de su desarrollo). Esta experiencia caracteriza los casos en los que los destinatarios se inscribieron individualmente en un programa y luego fueron incorporados por la agencia estatal que lo implementa a una cooperativa conformada, para viabilizar la ejecución, o aquellos en los que los asociados no conocen qué es una cooperativa ni cuáles son los principios que orientan esta forma de organización del trabajo, aunque participen en ella para poder permanecer en el programa. De esta experiencia hablaban también los referentes de empresas recuperadas, que se autodefinían trabajadores cooperativistas genuinos, distinguiéndose de aquellos que solo querían participar de la cooperativa para acceder a un programa.

Si pensamos la asociación desde la perspectiva de los sujetos destinatarios, podemos definir esta experiencia también como de asociatividad instrumental, dado que la participación en la cooperativa o en el emprendimiento puede interpretarse como parte de las estrategias de vida, en las que el acceso al programa social significa la garantía de regularidad de un ingreso que resulta fundamental para la subsistencia.

Estas formas de vivir la autogestión del trabajo, la cooperación y la asociatividad no son estáticas y varían según diversos factores coyunturales –vinculados tanto a situaciones generales del emprendimiento/cooperativa y del contexto socioeconómico como a cuestiones personales o familiares–. Entre los factores más importantes se encuentran los avatares del desempeño económico de la unidad productiva, las condiciones socioeconómicas de los sujetos, su situación familiar, la participación/articulación con organizaciones vinculadas a la Economía Social y popular, las condiciones de acceso a las políticas de promoción socio-productiva y la posibilidad de construir una identidad colectiva en tanto trabajadores autogestionados (Hopp, 2011).

Estas distintas experiencias dan cuenta también del carácter disputado de las políticas sociales, de las transferencias monetarias y del sentido y valoración del trabajo que estas promueven.

Transferencias sin trabajo cooperativo:
nuevos fundamentos de la intervención social

Al poco tiempo de iniciada la gestión del MDS a cargo de Carolina Stanley, se reorganizaron los programas de Economía Social y se modificó la orientación de aquellos destinados a la promoción del trabajo en cooperativas. El cambio plasmado en la nueva normativa regulatoria distingue Argentina Trabaja y Ellas Hacen de las líneas de Economía Social existentes25 y enfatiza la formación laboral para fomentar “la empleabilidad” y “la cultura del trabajo” de los destinatarios, mediante actividades de capacitación en prácticas socio-comunitarias y productivas, terminalidad educativa y participación en grupos asociativos autogestivos (Res. MDS 592/16 y 2055/16).

Esta modificación elimina la figura de la cooperativa como organizadora de las tareas realizadas en el marco de estos programas. En este sentido, la Resolución MDS 592/16 afirma que “La participación de Cooperativas en el Programa no ha logrado la consolidación de las mismas y su inserción en el mercado, con la correspondiente inclusión laboral de las personas físicas que las integran”. Por ello, advierte “la necesidad de reformular sus lineamientos básicos” (p. 2). Este cambio normativo implicó la puesta en marcha de operativos territoriales, destinados a regularizar la situación de las cooperativas respecto de los balances y otros trámites burocráticos requeridos por el Inaes, que desde la perspectiva de distintas organizaciones sociales ponen en riesgo la continuidad de las unidades productivas y están orientados a desarticular las organizaciones que se fueron conformando y fortaleciendo desde el año 2003, en el marco de los distintos programas de promoción de cooperativas.26

Desde la mirada de las destinatarias de Ellas Hacen que participaron en los grupos focales realizados, encontramos un acuerdo respecto del temor, la desconfianza e inseguridad que generaron estos cambios en relación con la continuidad del Programa y los proyectos que estaban llevando adelante. Una titular que había realizado una tecnicatura en Economía Social27 planteaba que no eran buenos tiempos para dedicarse a eso:

L [Destinataria de Ellas Hacen]: […] Yo no era cooperativista cuando salió el Programa y después me incluyeron. Y ahora veo que con este título [de técnica en Economía Social] yo no tengo salida laboral.

Entrevistadora: Dices hoy, ¿desde cuándo?

L: Desde el cambio de gobierno, veo que no hay un apoyo a las cooperativas. […]

Entrevistadora: Aja, y dónde lo ves esta falta de apoyo, me pones un ejemplo muy claro.

L: Sí, falta de comunicación que genera desconfianza dentro de las cooperativas, en si esto va a continuar o no, si nos vamos cada uno con nuestro incentivo, o no hacemos nada porque igual se va a ir a pique, es como que la falta de información genera esto, desconfianza.

(Grupo focal 9. Cooperativistas y destinatarios de los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen, 21/10/16).

Otra destinataria que con el Programa pudo capacitarse en albañilería y plomería y terminar de construir su vivienda asentía y compartía su experiencia con las representantes del MDS en su localidad, quienes le habían ofrecido la opción de renunciar a la cooperativa:

C. [Destinataria Ellas Hacen]: Supuestamente dicen que vienen desde el Ministerio... por ejemplo, son chicas que vienen de Ituzaingó o La Matanza… lo que es la parte de Ituzaingó lo manejan las chicas de La Universidad de la Matanza… entonces vienen chicas de allá... viene un equipo de allá donde ya bajan con la orden, ya del Ministerio [de Desarrollo Social] que dicen que esto es así... “o siguen en la cooperativa y empiezan a armar proyectos o tienen la posibilidad de renunciar”… que es lo que te están diciendo. Y… empiezan a implantar el miedo en la mayoría de los que estamos en programas como estos… que no se sabe si continúan o no continúan… están generalizando un miedo.

(Grupo focal 9. Cooperativistas y destinatarios de Argentina Trabaja y Ellas Hacen, 21/10/16).

Si bien los programas continuaron en funcionamiento, ambos relatos muestran el temor y la incertidumbre que sienten frente a la posibilidad de extinción de las cooperativas, que son tanto una fuente de ingresos como un espacio de aprendizajes y construcción de proyectos personales (como la oportunidad de capacitarse y tener una casa propia) y colectivos (vinculados a la Economía Social), en los que la incertidumbre también se expresa en la disyuntiva entre “irse con su incentivo” o continuar trabajando con otros si el programa se termina.28

Tal como planteamos al inicio, la modalidad de transferencias de ingresos a sectores vulnerables continúa siendo la principal estrategia de abordaje de los problemas de desempleo y pobreza. Sin embargo, la continuidad en la implementación de estos programas se despliega en un nuevo contexto socio-económico y político, en el cual el trabajo es considerado un factor de la producción cuyo costo debe ser reducido y el objetivo de la intervención estatal es la reducción del déficit fiscal. Desde esta perspectiva, las organizaciones de trabajadores y los derechos laborales adquiridos aparecen como un obstáculo a estos objetivos y la política social se concibe como una compensación, una forma de asistencia o una ayuda para los que más lo necesitan. En este contexto, los cambios en los programas de fomento de cooperativas que –aun con limitaciones– podían ser pensadas como intervenciones tendientes a fortalecer las experiencias laborales con miras a la construcción de un sector de Economía Social, donde se pretendió incorporar la autogestión, la asociatividad y la cooperación en el trabajo, a partir de valores de solidaridad e inclusión social (Hopp, 2016), dan indicios de una transformación profunda de los fundamentos, contenidos y valoraciones que se construyen en torno a estas transferencias monetarias, las formas de ocupación que promueven y el horizonte social y político que suponen.

La sanción de la Ley de Emergencia Social

En este contexto de cambios en los programas de cooperativas y de una conflictividad social que fue en aumento llegando al fin del primer año del nuevo gobierno, en diciembre de 2016, se sancionó la Ley 27.345, que prorroga la emergencia social hasta 2019 y tiene el “objeto [de] promover y defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras que se desempeñan en la economía popular, en todo el territorio nacional, con miras a garantizarles alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, cobertura médica, transporte y esparcimiento, vacaciones y protección previsional, con fundamento en las garantías otorgadas al trabajo en sus diversas formas [en la Constitución Nacional]”.

Asimismo, esta Ley crea, en la órbita del MDS, el Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario,29 que determinará los lineamientos para cumplir los objetivos planteados, y el Registro Nacional de la Economía Popular, para la inscripción de los trabajadores que serán alcanzados por las acciones establecidas en la Ley. La propuesta, acordada con distintos movimientos sociales –principalmente con la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa–, implica una progresiva transformación de los programas nacionales existentes en el Salario Social Complementario. Para ello, se faculta al Jefe de Gabinete a realizar las reestructuraciones presupuestarias necesarias para proveer los fondos adicionales requeridos en su implementación, hasta el monto de 25 mil millones de pesos.30

En el plano normativo, esta Ley marca un giro en la estrategia de intervención social del Estado sobre las situaciones de vulnerabilidad social, creando una nueva transferencia monetaria que se concibe como un complemento del trabajo en la economía popular. Para comprender algunas de las rupturas que los fundamentos de esta nueva política social plantea respecto de las transferencias que fomentaron el cooperativismo y la Economía Social, resulta útil comparar el Proyecto de Ley de Emergencia Social y de las organizaciones de la economía popular,31 aprobado por el Senado de la Nación, con la Ley que, luego de ser intensamente debatida en la Cámara de Diputados, logró su sanción.32

De esta comparación surgen dos cuestiones fundamentales que marcan diferencias en la concepción de la política social, el rol del Estado y la organización colectiva.

En primer lugar, el Proyecto de Ley retoma la perspectiva del programa de promoción de cooperativas Ingreso Social con Trabajo, puesto en marcha en agosto de 2009, y propone la creación desde el MDS de un millón de puestos de trabajo en el marco del Programa Solidario de Ingreso Social con Trabajo, en todo el territorio nacional. Esta modalidad de intervención propuesta fue reemplazada por la creación del Salario Social Complementario, una transferencia monetaria “sin cooperativas”. Los titulares de los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen se encuentran excluidos del cobro del Salario Social, que es incompatible con la percepción de “ayudas económicas provenientes de programas de empleo”, prestaciones contributivas por desempleo y prestaciones previsionales (Art. 4° Resolución MTESS 201-E/2017, creación Programa de Transición al Salario Social Complementario).

En cuanto a su denominación, la primera propuesta da cuenta de la continuidad de la perspectiva de la economía social, incorporando explícitamente la solidaridad como horizonte de sentido del trabajo que generaría el programa. A diferencia de ello, salario social complementario remite a una compensación individual destinada a aquellos trabajadores que se encuentran en una situación de informalidad y precariedad, percibiendo ingresos menores al salario mínimo vital y móvil, sin cobertura de la seguridad social. El horizonte de sentido se vincula con cierta forma de igualación (o más bien compensación) de situaciones de desigualdad generadas en el mercado de trabajo sin cuestionarlas ni plantear alternativas a las formas de explotación que este supone.

En segundo lugar, el proyecto explicitaba la garantía de cobertura de salud mediante una Obra Social de Trabajadores de la Economía Popular y la propuesta de creación del Consejo de la Economía Popular y el Registro Nacional de la Economía Popular se encontraban en la órbita del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. En la Ley 27.345 y su reglamentación (Decreto 159/2017), la referencia a la cobertura de salud es más difusa (“promover y defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras que se desempeñan en la economía popular, en todo el territorio nacional, con miras a garantizarles […] cobertura médica, […]”). Tanto el Consejo como el Registro de la Economía Popular se crean, finalmente, en el marco del MDS.

De las diferencias que surgen del análisis de la normativa podemos inferir, por un lado, la opción por una transferencia individual fundada en la emergencia pública frente a la propuesta de creación de puestos de trabajo en cooperativas, es decir, en el marco de formas de organización colectiva de los trabajadores/as. En el mismo sentido, la denominación de esta transferencia como salario borra nuevamente la asociatividad y la autogestión del trabajo que los programas implementados desde el año 2003 buscaron promover y que son también parte del heterogéneo conjunto de estrategias de generación de trabajo e ingresos en la economía popular. En cuanto al Estado, su rol tiene que ver con igualar el piso de ingresos del trabajo en la economía popular al del empleo asalariado formal, mediante un ingreso mensual de $4400.

Por otro lado, si bien en su implementación participa el Ministerio de Trabajo y las demandas de las organizaciones de la economía popular pueden ser entendidas en términos de un avance hacia el reconocimiento de un nuevo sujeto del trabajo, que demanda por derechos laborales que lo equiparen a aquellos propios del trabajo asalariado (Maldován Bonelli, et al., 2017), la ubicación de estas nuevas instituciones de la economía popular –el Consejo y el Registro– en la órbita del MDS y el modo de implementación de esta nueva transferencia de ingresos –cuyos criterios de selección de los destinatarios, requisitos de acceso y permanencia y participación de las organizaciones sociales aún no son claros– reenvían a la intervención estatal a la esfera de la asistencia a la pobreza y reactualizan las tensiones entre la concepción del trabajo como un medio de integración social y su uso como un recurso de la asistencia (Hopp, 2013). Además, la falta de información oficial respecto de la implementación de la Ley de Emergencia Social, los reclamos por las demoras en su instrumentación y la opacidad de los requisitos y formas de acceso al cobro del Salario Social Complementario33 contradicen un discurso oficial que exalta la transparencia en la gestión pública y refuerzan la idea de uso discrecional de los recursos de las políticas sociales.34 Esta nueva estrategia de intervención social del Estado parece acercarse a la función de control del conflicto social de las políticas sociales más que a un reconocimiento social y cultural genuino de la economía popular y de los derechos de los trabajadores que la conforman.

Sentidos en disputa

El Estado no es quien termina haciendo las cooperativas, simplemente
nos da una oportunidad, mejor o peor, pero está en nosotros el generar
auténticas cooperativas en base a esos planes. (CNCT, 2009).

[…] es nuestra oportunidad... hay que demostrar que de verdad hubo
gente que utilizó ese tiempo para algo valioso, hay gente que se
recibieron, hay abuelas que terminaron la secundaria.

(Destinataria de Ellas Hacen. Grupo focal 9).

El objetivo del artículo fue analizar los sentidos de las transferencias monetarias otorgadas en el marco de programas que tuvieron como objetivo la promoción del trabajo asociativo y autogestionado. Para ello, indagamos los fundamentos de la inclusión de la participación en cooperativas como condición para el otorgamiento de una transferencia directa de ingresos, durante el período 2003-2015. En este punto, observamos una fuerte decisión institucional de fomentar la organización colectiva de grupos de trabajadores mediante la creación de cooperativas y la difusión de los valores y principios que las caracterizan.

A partir de una concepción de las políticas públicas que puso en el centro el trabajo, se instituyó una estrategia de política social, en la que los programas de apoyo y generación de trabajo asociativo y cooperativo tuvieron un amplio alcance. Junto con otras experiencias de autogestión del trabajo, como las empresas recuperadas y las cooperativas tradicionales, alcanzaron una valoración positiva y legitimidad fundada principalmente en la centralidad del trabajo como forma de reproducción material y simbólica en la sociedad argentina (Rebón et al., 2015; Rebón y Kasparian, 2015).35

Este proceso dio lugar a la construcción de distintas experiencias asociativas vinculadas, entre otros factores, a las trayectorias laborales y organizativas de los destinatarios, la condición socioeconómica, la situación familiar y el modo de acceso a los programas. Estas experiencias van desde la militancia cooperativista, que entiende el trabajo como parte de un proyecto de transformación social colectivo, hasta la experiencia que denominamos de asociatividad forzada o instrumental, cuando la cooperación se produce como forma de acceso a recursos de la política social.

Finalmente, exploramos las transformaciones en los fundamentos y sentidos de la intervención social destinada a personas y grupos en situación de vulnerabilidad social, desempleo o pobreza, a partir del cambio de gestión de gobierno. Aquí observamos que la modalidad de transferencias directas de ingresos se mantiene, pero se elimina la figura de la cooperativa como su organizadora. La nueva orientación enfatiza la formación laboral y la empleabilidad del individuo, por sobre la construcción de una experiencia de organización colectiva. Dado lo reciente de las transformaciones, impulsadas por la nueva gestión de gobierno, no pudimos avanzar en un análisis más profundo del proceso de implementación de estas políticas a partir del año 2016; sin embargo, el trabajo de campo realizado muestra cómo se vive esta transición y la incertidumbre que genera en los destinatarios por la continuidad de los proyectos de trabajo vinculados a la Economía Social que venían desarrollando, en donde el fomento de las cooperativas deja de ser el objetivo de los programas de transferencias de ingresos del MDS.

En esta dirección, la sanción de la Ley de Emergencia Social refuerza la nueva perspectiva oficial sobre la incapacidad de la participación en cooperativas de programas sociales para consolidar unidades laborales que puedan competir en el mercado y lograr la inclusión laboral de quienes las integran. Además, la creación de la nueva transferencia denominada salario social se contrapone al horizonte político de transformación de las formas de gestión del trabajo a partir de la autogestión vinculada a los principios y valores del cooperativismo. Todo ello en un contexto de deslegitimación y obstaculización del desarrollo del cooperativismo de trabajo más general y promovido por el propio Gobierno Nacional, junto con el corrimiento del trabajo como eje organizador de la política pública (Hopp, 2017).

El recorrido realizado intentó reconstruir las estrategias de política social del Estado argentino ligadas a las transferencias de ingresos en el marco de experiencias laborales asociativas, cooperativas y en la economía popular, y las disputas en torno a los sentidos del trabajo y la organización colectiva que estas implican. Si bien el contexto socioeconómico y la orientación general de las políticas públicas dificultan el desarrollo y la sostenibilidad de estas formas de trabajo, los efectos de las transformaciones institucionales de las políticas del MDS y la implementación del Salario Social Complementario son aún una cuestión abierta. Del análisis realizado surge la pregunta acerca de cómo intervendrá la experiencia de trabajo asociativo y cooperativo de los destinatarios y organizaciones que participan de estos programas en los nuevos sentidos que abren los cambios institucionales en las políticas del MDS.

La potencialidad de las formas de asociatividad que se acerquen al sentido del trabajo y al sujeto de la política social que implican las experiencias de “militancia cooperativista”, entendida esta como “aquello que está en lo posible y aun incipientemente en acto”, y referida, al mismo tiempo, “al poder y a la fuerza que requiera su construcción” (Hintze, 2010: 16), no debe buscarse exclusivamente en su construcción estatal, porque esta depende en gran medida de las trayectorias laborales y organizativas y del compromiso colectivo que puedan construir los grupos que en ella participan cotidianamente, así como también de la articulación entre dichas experiencias y los recursos que proveen las políticas sociales. La capacidad organizativa, de movilización y de demanda de las organizaciones cooperativas y de la economía popular, que se fortalecieron a partir de los programas de promoción de cooperativas implementados en el período 2003-2016, serán un elemento fundamental en las formas concretas y los sentidos que tomen las nuevas políticas de transferencia de ingresos.

Bibliografía

Adelantado, J.; Noguera, J.; Rambla , X. y Sáez, L. (1998). “Las relaciones entre estructura y políticas sociales: una propuesta teórica”. Revista Mexicana de Sociología, 60(3), 123-156.

Albuquerque, P. (2004). “Autogestión”. En: Cattani, D. (org.). La Otra Economía. Buenos Aires: Altamira/OSDE-UNGS, 39-46.

Arcidiácono, P.; Gamallo, G. y Straschnoy, M. (2013). “¿Consolidación de un sistema de protección social no contributivo en Argentina? El Plan Nacer y la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo para Protección Social”. En: Tratado de Derecho a la Salud. Buenos Aires: Abeledo Perrot, 1387-1410.

Arcidiácono, P. y Bermúdez, A. (2015). “La expansión del cooperativismo de trabajo bajo programas. Una mirada sobre el Programa Ingreso Social con Trabajo - Argentina Trabaja”. En: Pautassi, L. y Gamallo, G. (coord.). El bienestar en brechas: un análisis de las políticas sociales en la Argentina de la posconvertibilidad. Buenos Aires: Biblos, 137-167.

Cabrera, M. C. (2014). “Las memorias del ´plan´ en el conurbano Bonaerense. Reflexiones acerca de la implementación de la asignación universal por hijo”. Postdata, 19 (1), 105-128.

Castel, R. (1997). Las metamorfosis de la cuestión social. Una crónica del salariado. Buenos Aires: Paidós.

Calvi, G.; Cimillo, E. y Chitarroni, H. (2010). “Alcances y límites de la AUH en los primeros meses de su implementación”. En: 10° Congreso Nacional de Estudios del Trabajo. Asociación Argentina de Especialistas de Estudios del Trabajo. Buenos Aires.

Calvi, G. y Cimillo, E. (2013). “Transferencias estatales y distribución personal del ingreso en la Argentina reciente”. Voces en el Fénix, 22, 52-61. Recuperado de: http://www.vocesenelfenix.com/content/transferencias-estatales-y-distribuci%C3%B3n-personal-del-ingreso-en-la-argentina-reciente.

Castelao Caruana, M. (2016). “Las políticas públicas y su visión de la economía social y solidaria en Argentina”. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales. Universidad Nacional Autónoma de México - Nueva Época, mayo-agosto (227), 349-378.

CELS (2004). Plan Jefes y Jefas. ¿Derecho social o beneficio sin derechos? Centro de Estudios Legales y Sociales. Buenos Aires.

CESO - Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (2015). “Informe económico mensual”. Enero 2016. Recuperado de: http://www.ceso.com.ar/informe-economico-mensual-enero-2016.

Cortés, R.; Groisman, F. y Hoszowski, A. (2004). “Transiciones ocupacionales: el caso del plan jefes y jefas”. En: Realidad Económica, 202, 1-17.

Cortes, R. y Marshall, A. (1991). “Estrategias económicas, intervención social del Estado y regulación de la fuerza de trabajo. Argentina 1890-1990”. En: Estudios de Trabajo, 1, 21-49.

Dal Ri, N. M. y Vieitez, C. G. (2009). “Trabajo Asociado: Gestión Democrática y Cambio Social”. Observatorio Social de las Empresas Recuperadas, 1. Recuperado de: http://webiigg.sociales.uba.ar/empresasrecuperadas/PDF/DalRiyVieitezCastellano.pdf.

Danani, C. (1996). “La política social como campo de estudio y la noción de población-objeto”. En: Susana Hintze (org.). Políticas Sociales. Contribuciones al debate teórico-metodológico. Buenos Aires: Eudeba/CEA, 21-38.

–––– (2017). “Políticas sociales universales: una buena idea sin sujeto. Consideraciones sobre la pobreza y las políticas sociales”. Revista Sociedad, Otoño 2017 (37), 77-94.

Danani, C. y Hintze, S. (coords.) (2011). Protecciones y Desprotecciones. La Seguridad Social en la Argentina 1990-2010. Los Polvorines (Argentina): UNGS, 153-183. Recuperado de http://www.ungs.edu.ar/areas/publicaciones/365/protecciones-y-desprotecciones-la-seguridad-social-en-la-argentina-1990-2010.html.

–––– (2014). Protecciones y desprotecciones (II): problemas y debates de la seguridad social en la Argentina. Los Polvorines (Argentina): Universidad Nacional de General Sarmiento. Recuperado de http://biblioteca.clacso.edu.ar/Argentina/ico-ungs/20110831014847/proteccionesydesprotecciones.pdf .

Fernández Álvarez, M. I. (2015). “Contribuciones antropológicas al estudio de las cooperativas de trabajo en la Argentina reciente”. Revista del Centro de Estudios de Sociología del Trabajo, 7, 37-63.

Fitoussi, J. P. y Rosanvallon, P. (2003). La nueva era de las desigualdades. Buenos Aires: Manantial.

Fleury, S. (1997). Estado sin ciudadanos. Seguridad social en América Latina. Buenos Aires: Lugar Editorial.

Grassi, E. (2003). Políticas y problemas sociales en la sociedad neoliberal. La otra década infame (I). Buenos Aires: Espacio.

–––– (2012). “La política social y el trabajo en la Argentina contemporánea. Entre la novedad y la tradición”. En e-l@tina Revista electrónica de estudios latinoamericanos, 10 (39), 5-33.

Hintze, S. (2007). Políticas sociales argentinas en el cambio de siglo. Conjeturas sobre lo posible. Buenos Aires: Espacio.

–––– (2010). La política es un arma cargada de futuro. La economía social y solidaria en Brasil y en Venezuela. Buenos Aires. Clacso. Recuperado de http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/becas/20120418030248/hintze.pdf.

–––– (2014). “Las políticas públicas para la economía social y solidaria: cuestiones en debate”. En: Voces en el Fénix, 37, 21-27. Recuperado de: http://www.vocesenelfenix.com/content/las-pol%C3%ADticas-p%C3%BAblicas-para-la-econom%C3%ADa-social-y-solidaria-cuestiones-en-debate.

Hintze, S. y Costa, M. I. (2011). “La reforma de las asignaciones familiares 2009: aproximación al proceso político de la transformación de la protección”. En: Danani, C. y Hintze, S. Protecciones y Desprotecciones. La Seguridad Social en la Argentina 1990-2010. Buenos Aires: UNGS, 153-183. Recuperado de http://www.ungs.edu.ar/areas/publicaciones/365/
protecciones-y-desprotecciones-la-seguridad-social-en-la-argentina-1990-2010.html
.

Hintze, S. y Deux, M. (2007). “La relación estado-sociedad en las políticas públicas de promoción de la Economía Social y Solidaria”. V Jornadas Internacionales de Estado y Sociedad “Estado y sociedad en la búsqueda de nuevos roles”. Buenos Aires.

Hopp, M. (2009). “Planes sociales, contraprestación y huidas de la asistencia”. En: Grassi, E. y Danani, C. (orgs.). El mundo del trabajo y los caminos de la vida, trabajar para vivir, vivir para trabajar. Buenos Aires: Espacio, 263-298.

–––– (2011). “La sostenibilidad de los emprendimientos asociativos y autogestionados: reflexiones para la construcción de la Economía Social en Argentina”. Revista Org & Demo, 12 (2), 39-58.

–––– (2013). El Trabajo: ¿medio de integración social o recurso de la asistencia? Las políticas de promoción del trabajo asociativo y autogestionado en la Argentina 2003-2011. Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales, FSOC, UBA.

–––– (2013b). “Capítulo 6. Posibilidades y límites de las políticas de promoción de la Economía Social en la Argentina actual”. En: García, A. y Rosa, P. (comps.). Economía Social y Solidaria. Experiencias, saberes y prácticas. Buenos Aires: CEUR/Conicet/MTESS, 101-122.

–––– (2015). “Identidades laborales de destinatarios del Programa Ingreso Social con Trabajo ´Argentina Trabaja´”. Revista Trabajo y Sociedad, 24, 207-223.

–––– (2016). “Potencialidades y límites del Programa Argentina Trabaja en dos barrios populares del conurbano bonaerense. Documentos y Aportes en Administración Pública”, 27, 7-35.

–––– (2017). “El trabajo cooperativo en cuestión: desafíos en el nuevo contexto argentino”. Revista Ciencias Sociales, 93, 102-107.

Hopp, M. y Frega, M. (2012). “Trabajo asociativo y políticas sociales. Tensiones y potencialidades en la experiencia de implementación del Programa ´Argentina Trabaja´.” Revista Debate Público, 2 (3), 71-81.

Hopp, M. y Lijterman, E. (2017). “Trabajo, políticas sociales y sujetos merecedores de la asistencia: acuerdos y debates en el nuevo contexto neoliberal”. XXXI Congreso ALAS. Montevideo.

Litman, L. (2017). Producir desde la incomodidad. Una economía moral del trabajo autogestionado. Tesis de Doctorado en Antropología, Facultad de Filosofía y Letras - UBA.

Lombardía, M. L. y Rodríguez, K. (2015). “La experiencia argentina en políticas de transferencias monetarias durante la última década”. Documento de Trabajo N° 7. Secretaría de Política Económica y Planificación del Desarrollo. Recuperado de: http://www.economia.gob.ar/peconomica/basehome/DT_07%20la%20experiencia_03.pdf .

Maldovan Bonelli, J.;Ynoub, E.; Mouján, L. y Moler, E. (2017). “Políticas públicas e instituciones de regulación socio-laboral para la Economía Popular. Supuestos y tensiones en el debate por la ley de Emergencia Social”. 13° Congreso Nacional de Estudios el Trabajo ASET, Buenos Aires.

Mazzola, R. (2012). Nuevo paradigma. La Asignación Universal por Hijo en la Argentina. Buenos Aires: Prometeo.

Minteguiaga, A. (2003). El proceso de implementación del tercer ciclo de la educación general básica en el conurbano bonaerense, en el contexto de la reforma educativa. El caso de tres escuelas del Partido de Morón. Tesis de Maestría en Políticas Sociales, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.

Natalucci, A. (2016). “Del Piquete a la Economía Popular”. En: Revista Anfibia. Recuperado de http://www.revistaanfibia.com/ensayo/del-piquete-a-la-economia-popular/.

Neffa, J. (2009). “El Plan Jefes y Jefas de Hogar Desocupados (PJyJHD): análisis de sus características y objetivos”. En: Fortalezas y debilidades Trabajo, empleo, calificaciones profesionales, relaciones de trabajo e identidades laborales II. Buenos Aires: Clacso. Recuperado de http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/gt/20160222043101/15.pdf .

Panigo, D. y Medici, F. (2013). “El sistema de seguridad social en la Argentina: transformaciones recientes en perspectiva histórica”. Perspectiva sobre el Estado, las políticas públicas y la gestión. 1 (4), 112-135.

Pautassi, L.; Arcidiácono, P. y Straschnoy, M. (2014). “Condicionando el cuidado. La Asignación Universal por Hijo para la Protección Social en Argentina”. Íconos, 61-75.

Rebón, J. (2017). “Las empresas recuperadas en tiempos de revancha clasista”. Bordes. Revista de derecho, política y sociedad, 18 de abril 2017. Recuperado de: http://revistabordes.com.ar/las-empresas-recuperadas-en-tiempo-de-revancha-clasista/.

Rebón, J. y Kasparian, D. (2015). “La valoración social de las cooperativas en el área metropolitana de Buenos Aires. Una aproximación a partir de la investigación por encuesta”. Cayapa - Revista venezolana de economía social, 15 (29), 11-37.

Rebón, J.; Kasparian, D. y Hernández, C. (2015). “La economía moral del trabajo. La legitimidad social de las empresas recuperadas”. Trabajo y sociedad, 25, 174-194.

Repetto, F. y Potenza Dal Masetto, F. (2012). Sistemas de protección social en América Latina y el Caribe. Argentina. Cepal. Recuperado de: http://www.redetis.iipe.unesco.org/wp-content/uploads/2013/08/SPS_Argentina_esp.pdf.

Roca, E. (2011). “Asignación Universal por Hijo (AUH): extensión de las asignaciones familiares”. Revista Debate Público. Reflexión de Trabajo Social, 1, 29-43. Recuperado de: http://trabajosocial.sociales.uba.ar/wp-content/uploads/sites/13/2016/03/6_roca.pdf.

Ruggieri, A. (2016). “Las empresas recuperadas por los trabajadores en los comienzos del gobierno de Mauricio Macri”. Revista Idelcoop, 220, 11-31.

Singer, P. (2007). “Economía solidaria. Un modo de producción y distribución”. En: Coraggio, J. L. (org.). La Economía Social desde la Periferia. Contribuciones Latinoamericanas. Buenos Aires: UNGS/Altamira, 59-78.

Soldano, D. y Andrenacci, L. (2005). “Aproximación a las teorías de la política social a partir del caso argentino”. En: Andrenacci, L. (comp.). Problemas de política social en la Argentina contemporánea. Buenos Aires: Prometeo, 17-79.

Straschnoy, M. (2017). ¡Análisis evaluativo de las condicionalidades de la Asignación universal por hijo”. Revista Política y Cultura, 47, 143-164.

Vuotto, M. (2011). “El cooperativismo de trabajo en la Argentina: contribuciones para el diálogo social”. Serie Documento de Trabajo, 217, Lima, OIT.

Fuentes

Abal Medina, Luna, Linares y otros: Proyecto de Ley de Emergencia Social y de las organizaciones de la economía popular N° 3612 de 2016. Recuperado de: http://www.senado.gov.ar/parlamentario/comisiones/verExp/3612.16/S/PL.

Administración Nacional de la Seguridad Social (2015). Libro Blanco de Gestión, Buenos Aires. Anses.

Anses. Recuperado de: http://noticias.anses.gob.ar/noticia/mas-de-un-millon-de-ninos-se-sumaron-al-cobro-de-las-asignaciones-familiares-en-abril-1724.

Carrillo, 2017. Página 12, 23/6/2017. Recuperado de https://www.pagina12.com.ar/45809-cambiemos-una-menor-cobertura-social-por-ahorro-fiscal.

Casa Rosada, 16/4/2016. Recuperado de: http://www.casarosada.gob.ar/slider-principal/36022-el-presidente-macri-anuncio-un-paquete-de-medidas-sociales.

CNCT (2009) Revista Autogestión Argentina N° 5, año 2, (Buenos Aires) Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo.

CTEP (4/9/2017) Los movimientos sociales ratifican su plan de lucha nacional. Recuperado de http://ctepargentina.org/los-movimientos-sociales-ratifican-plan-lucha-nacional/.

CTEP http://ctepargentina.org/nosotros/.

CTEP http://www.cnct.org.ar/%C2%BFqui%C3%A9nes-somos.

Decreto del Poder Ejecutivo Nacional 1602 de 2009.

Decreto del Poder Ejecutivo Nacional 78 de 2017.

Decreto del Poder Ejecutivo Nacional 159 de 2017.

Ley 27.260.

Ley 27.345.

Memoria del Estado de la Nación (2015). Jefatura de Gabinete. Presidencia de la Nación.

Ministerio de Desarrollo Social (2010) Políticas Sociales del Bicentenario. Tomo I. Buenos Aires. Argentina: MDS.

Ministerio de Desarrollo Social (2015) Síntesis de Resultados e impactos. Buenos Aires. Ministerio de Desarrollo Social. Recuperado de: http://www.desarrollosocial.gob.ar/wp-content/uploads/2015/11/INFORME-DE-INDICADORES-DE-RESULTADOS.pdf.

Ministerio de Desarrollo Social http://www.desarrollosocial.gob.ar/economiasocial.

Resolución Ministerio de Desarrollo Social 3182 de 2009.

Resolución Ministerio de Desarrollo Social 592 de 2016.

Resolución Ministerio de Desarrollo Social 2055 de 2016.

Resolución Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social 194 de 2004.

Resolución Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social 201-E de 2017.

Travela, Juan Carlos (28/11/2016) https://notasperiodismopopular.com.ar/2016/11/28/que-
dejo-debate-emergencia-social/
.

Word Reference http://www.wordreference.com/sinonimos/forzada.

1Agradecemos los respetuosos e inspiradores comentarios de Sandra Guimenez, Susana Hintze y Malena Hopp, que nos sirvieron para enriquecer la versión preliminar de este trabajo presentada en el marco del Taller “Las transferencias de ingresos en la Argentina: experiencias y transformaciones recientes. Abordajes, tensiones y debates”, que tuvo lugar el 18 de mayo de 2017 en Ceipsu-Untref. 2Bajo la gestión de Cristina Fernández, el programa se denominaba “Ingreso Social con Trabajo-Argentina trabaja”, esta última denominación era una especie de marca registrada de uso común a los programas que integraban el Plan Manos a la Obra (Resolución MDS N° 2476/2010). La leyenda “Argentina Trabaja” desapareció en las normativas que regulan el programa a partir de la nueva gestión, iniciada en diciembre de 2015, en línea con las nuevas orientaciones que se abordarán en este trabajo. 3Sobre las fuentes consultadas, cabe detallar que fueron revisadas las Cuentas de Inversiones del Ministerio de Economía y las Memorias detalladas de la Nación de la Jefatura de Gabinete de Ministros entre 2009 y 2016, y el informe de la Sindicatura General de la Nación sobre el Prist-AT de agosto 2012, entre otras fuentes visitadas. Por otro lado, ha sido fuente de consulta obligada una larga lista de informes del Ministerio de Desarrollo Social publicados en el sitio web oficial desde 2009 a 2015: “Políticas Sociales del Bicentenario, Tomo II”, (2010); “Informe de resultados del programa Ingreso Social con Trabajo en el primer semestre de 2011”, (2011), “Distribuidor Nacional del Programa Ingreso Social con Trabajo (2010)”, “Argentina Trabaja. Programa Ingreso Social con Trabajo como herramienta de la Política Social Actual (2013)”, “Programa Ingreso Social con Trabajo. Síntesis de Resultados e impactos después de cinco años de sus primeros pasos (2015)”, entre muchos otros. 4Realizados bajo el Decreto 1172/03 de Acceso a la Información Pública de marzo de 2014, septiembre de 2015, julio de 2016 y marzo de 2017. 5A lo largo de las diferentes gestiones del Ministerio encontramos frecuentes resistencias durante el trabajo de campo para brindar información pormenorizada sobre algunos aspectos o dimensiones del programa. 6DB era un dispositivo provincial de Buenos Aires que pasó a la órbita del MDS, aunque a la fecha el 99% de los receptores se concentran en esa provincia. En efecto, el programa Barrios Bonaerenses (Decreto provincial N°928/00) fue lanzado a partir de la Emergencia Laboral declarada por el Decreto 1862/97. Estaba dirigido a integrantes de familias (principalmente numerosas) sin ingresos ni acceso a prestaciones o programas sociales; comprendía proyectos de orientación productiva, de servicios, de capacitación y de obras menores, a propuesta de municipios, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales reconocidas. Los proyectos tenían un mínimo de diez y un máximo de treinta integrantes en tanto que la jornada laboral no excediera las cinco (5) horas diarias o veinticinco (25) horas semanales. A cada receptor se le transfería una suma no remunerativa que –según la normativa de creación– no podía exceder de trescientos cincuenta pesos ($350). 7Decreto 78/2017, Resolución MDS N° 1274-E/2017, Decisión Administrativa JGM N° 327/2017. 8Además, se incorporan otras dos coordinaciones “Hacemos Futuro Juntas”, para la línea Ellas Hacen, y una nueva coordinación de Programas Pilotos. 9Resolución MDS N° 1274-E/2017, Decisión Administrativa JGM N° 327/2017. 10El 90% de estas incorporaciones se realizó de septiembre de 2016 a mayo 2017. 11A junio de 2016, el monto se ubicó en $1.720 (Resolución SCyMI N° 951/2016), en tanto que a fines de agosto se actualizó a $2.030 (Resolución 1487-E-APN-SCYMI-MDS/2016). 12Respuesta del MDS a Pedidos de informes propios, 8 de junio de 2017. 13En varias normas se advierte la instrucción con carácter de urgente de los trámites para hacer operativo el programa, en particular las cooperativas. De hecho, muchas normas con criterios de selectividad inicial o normas operativas son dictadas varios meses más tarde del lanzamiento del programa (Resolución MDS N° 4300/09). 14Para profundizar en esos debates, se sugiere la lectura de Hintze (2010), Coraggio (2013), Guerra (2010), y Castelao Caruana y Srnec (2014). 15Por definición, estas organizaciones no son estatales, esto es, son esencialmente independientes del sector público y de otras entidades, aunque reciban ayuda del Estado o, incluso, autoridades estatales tengan representación como miembros asociados, en el marco de una estructura de gobernanza diversificada que involucra a trabajadores, usuarios, autoridades locales, etc. (Cicopa, 2004). 16Como el caso de empresas sociales o de producción social en Venezuela, entre otros. 17Cfr. Vuotto (2011). 18Documentación proporcionada por el Inaes en 2016. 19Si bien excede los objetivos de este trabajo, es importante mencionar que otros de perfil antropológico dieron cuenta de lo que sucede en la dinámica de las cooperativas y ofrecen otras miradas no normativas sobre esa figura que valoran y enmarcan el análisis de estas experiencias como otras formas de hacer cooperativas, donde el espacio de encuentro de receptores adquiere un valor altamente significativo en las trayectoria de vidas (Pacífico, 2016 a y b y Fernández Álvarez, 2015). 20No debe perderse de vista, además, que inicialmente estas cooperativas no presentarían movimientos económicos, por lo que teóricamente eran de elaboración simple y constituían una mera formalidad. 21Resoluciones Inaes N° 3374/2009; N° 1467/2010 y N° 1410/2011. 22Entrevista realizada a funcionario de Inaes el 17 de agosto de 2016. 23Cfr. http://www.lanacion.com.ar/2035725-marcelo-collomb-ha-habido-una-desnaturalizacion-del-cooperativismo. 24La noción de recursividad planteada por Adelantado, Noguera, Rambla y Sáez (1998) se alimenta de la teoría de la estructuración de Giddens, para plantear una interacción recurrente y de influencia recíproca entre la práctica asociada a la política social y la estructura social, identificando procesos y efectos de larga duración que se manifiestan de manera más episódica. 25De estas nuevas cooperativas, el 31,02% (85) se ubica en Buenos Aires; el 12,77% (35), en Santa Fe; el 8,03% (22), en Chaco; el 7,66% (21), en Santiago del Estero; el 7,30% (20), en Tucumán; el 6,93% (19), en Corrientes; el 5,11% (14), en Misiones; el 4,74% (13), en Córdoba; el 4,38% (12), en Rio Negro; el 4,01% (11), en Entre Ríos; el 3,65% (10), en Salta; el 1,82% (5), en Formosa; el 1,46% (4), en La Rioja y el 1,09%, en San Juan. En las provincias de Catamarca, Mendoza y San Luis y en la CABA no se crearon cooperativas. 26Decisión Administrativa de la Jefatura de Gabinete de Ministros N° 327-2017. 27Las capacitaciones en organización cooperativa se organizaban en conjunto desde el Inaes y la Subsecretaria de Organización y Capacitación Popular del MDS (y, posteriormente, desde la Dirección Nacional de Cooperativas Protegidas de la Unidad Ejecutora del programa), junto también con Universidades Nacionales, la Federación de Cooperativas de Trabajo (Fecootra) y la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) (JGM,2015). 28Para un desarrollo sobre este punto, cfr. Arcidiácono y Bermúdez (2015). 29El contenido más consistente del programa para la enseñanza y aprendizaje cooperativo se observa en el marco de las diplomaturas y tecnicaturas universitarias en Operador Socioeducativo en Economía Social y Solidaria, junto con cursos como el de Extensión Universitaria de Pre-Grado para el Fortalecimiento de Experiencias Asociativas (junto con Unsam) y la Capacitación en Valores Cooperativos (UBA y Universidad de La Matanza), entre otros. Además, el programa ofreció sucesivamente otras diplomaturas y tecnicaturas (MDS, 2015). 30Lo mismo ocurrió con la elección de capataces. 31La figura de orientador fue pensada para la línea tradicional. Para el EH las diplomaturas tuvieron un sentido distinto y el énfasis de la conformación de grupo previo a la conformación de cooperativa fue mayor que en el caso de la línea tradicional. 32Para 2017, solo en la Universidad Nacional de La Plata (y los territorios que quedan bajo su jurisdicción) se prevé otorgar el título de Diplomatura a receptores que completen el tercer año de un curso iniciado bajo la gestión anterior. 33Esta opción se convirtió en obligatoria para los receptores del EH al momento de su lanzamiento en 2013, ya que la formación fue el núcleo de las actividades que se llevarán adelante desde esta línea. 34Por convenio, los entes debían implementar uno de los componentes de obra ofrecidos por el MDS; recibían fondos para financiar los materiales, herramientas, útiles y libros contables y gastos administrativos. Los entes, además, debían certificar las obras y llevar el control de funciones administrativas y contables. Las capacitaciones eran organizadas desde el Inaes y el MDS (a partir de 2014, desde el Dirección Nacional de Formación de Cooperativas Protegidas), a través de convenios con universidades. 35Estas direcciones tienen como objetivo facilitar y promover formaciones integrales para el desarrollo de habilidades socio emocionales, que empoderen y brinden herramientas para el trabajo en el sector de la Economía Social y Popular, con énfasis en sus dimensiones afectivas y cognoscitivas.
x
Grandes proyectos como herramientas de creación y recuperación de plusvalías urbanas: ejemplos de Argentina y Brasil.
Beatriz Cuenya

Este trabajo parte de un interrogante presente en el debate latinoamericano en torno a los grandes proyectos: ¿implican estos una subvención al capital inmobiliario, a empresas privadas y a consumidores ricos, a expensas de recursos o patrimonio públicos; o bien el sector público puede capturar las plusvalías urbanas para redistribuirlas socialmente? Para avanzar una respuesta, primero se define el alcance conceptual de los grandes proyectos como herramientas de creación y recuperación de plusvalías urbanas. Luego se presentan algunos ejemplos de Argentina y Brasil, indicativos de tres estrategias de gestión por parte de los gobiernos locales: una regresiva, según la cual los nuevos entornos se financian a costa de recursos y patrimonio públicos; otra más redistributiva, que permite subsidiar a las zonas más pobres con los recursos generados en las zonas de redesarrollo, y una tercera más bien neutra que supone que el redesarrollo se autofinancia con recursos generados por los propios inversores privados y consumidores ricos.

x
GLOBALIZACIÓN Y CAMBIO EN EL SUR DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.
Hilda María Herzer

Este artículo examina la vinculación entre globalización, territorio y ciudad, focalizando el análisis en un aspecto de ese proceso que comienza a darse con cierto ímpetu en la ciudad de Buenos Aires desde fines de la década de 1990 hasta el presente. Se trata del proceso de gentrificación que en estos años se ha desarrollado en distintos barrios. Se hace hincapié en el proceso que, desde la década de 1990, tiene lugar en la zona sur de la ciudad.

x
La cuestión de la vivienda en el Área
Metropolitana de Buenos Aires (2003-2008).
María Cristina Cravino

Este trabajo parte de un interrogante presente en el debate latinoamericano en torno a los grandes proyectos: ¿implican estos una subvención al capital inmobiliario, a empresas privadas y a consumidores ricos, a expensas de recursos o patrimonio públicos; o bien el sector público puede capturar las plusvalías urbanas para redistribuirlas socialmente? Para avanzar una respuesta, primero se define el alcance conceptual de los grandes proyectos como herramientas de creación y recuperación de plusvalías urbanas. Luego se presentan algunos ejemplos de Argentina y Brasil, indicativos de tres estrategias de gestión por parte de los gobiernos locales: una regresiva, según la cual los nuevos entornos se financian a costa de recursos y patrimonio públicos; otra más redistributiva, que permite subsidiar a las zonas más pobres con los recursos generados en las zonas de redesarrollo, y una tercera más bien neutra que supone que el redesarrollo se autofinancia con recursos generados por los propios inversores privados y consumidores ricos.

x
La juventud en plural: desigualdades, temporalidades e intersecciones.
Ramiro Segura

En este texto de presentación del dosier se plantean los ejes que se desplegaron en la mesa de un seminario en la que participaron especialistas en la investigación sobre juventudes con miras a establecer y profundizar el diálogo y el intercambio a escala regional sobre la temática, no solo en lo relativo a los desarrollos estrictamente académicos, sino también en lo que respecta tanto a las formas en que la investigación sobre juventudes desde las ciencias sociales se vincula actualmente con las políticas públicas como a los desafíos que la investigación social y la política pública sobre juventudes en la región tendrán en el futuro.

Se da cuenta de las miradas convergentes sobre el campo de estudio en juventudes y de las claves de lectura de los especialistas para reconocer la juventud en plural. En esta introducción se destaca cómo la desigualdad, las temporalidades y las intersecciones se constituyen en vectores analíticos desde los cuales se desagregan las juventudes como objeto de estudio.

x
Jóvenes entre el centro y la periferia de la ciudad, del Estado y de la academia.
Mariana Chaves

En este escrito se analizan someramente tres campos de producción de lo social desde la perspectiva de la dinámica centro-periferia. Estas categorías tienen cierto potencial creativo para pensar las relaciones de producción del espacio social, pero, además de la ayuda para espacializar relaciones entre diferentes potenciales de poder, estas nociones nos habilitan para estudiar el punto de vista del actor o la visión de mundo. Se trata de conocer quién o quiénes deciden nombrar y logran colocar algo como centro y otra cosa como periferia. Ofrezco como respuesta simplificada anticipada que es desde el lugar donde está posicionado el sujeto, desde donde ve y nombra el mundo. Con esta hipótesis buscaremos pistas para entender el juego de la producción social de: 1) la juventud urbana; 2) las políticas públicas y sociales, que “tocan” a los jóvenes, y fi nalmente; 3) la producción científica sobre juventudes.

x
Sensibilidades, derechos y participación juvenil en el escenario político
Itinerarios de investigación y agendas de discusión.
Pedro Núñez

Este artículo aborda la discusión acerca de las formas de participación política juvenil en el periodo entre 2008 y el ciclo político que termina con las elecciones presidenciales de 2015 en la Argentina, aunque se realiza el ejercicio de pensar qué dinámicas adquirieron estos fenómenos en países vecinos. La intención es proponer algunas claves y ejes a considerar como parte de un programa de investigación en la relación entre juventud y política. Para ello se analizan diferentes aspectos de las prácticas políticas juveniles, señalando aquellas cuestiones innovadoras en las formas de militancia como las que replican modos más tradicionales de involucramiento político.

x
Investigaciones sobre juventud en Brasil: género y diversidad.
Wivian Weller

El artículo recorre las formas y los momentos de la investigación sobre la juventud en Brasil desde el análisis del movimiento estudiantil durante la década de 1960 hasta los años 2000, cuando comenzaron a diversifi carse los estudios al introducir las dimensiones de género, sexualidad, raza y etnia, entre otras dimensiones de la diferencia y la desigualdad, para llegar a la inquietud en el presente sobre cómo superar cierta difi cultad de articulación de diferentes categorías de análisis en un análisis interseccional de la juventud.

x
Distancias cercanas y diferencias encontradas en la Ciudad de Buenos Aires. El caso de los adultos y las adultas que viven en las calles. 1997-2011.
Martín Boy

En este artículo se trabajará sobre las limitaciones que se encuentran en el campo de la Sociología Urbana para pensar el encuentro de otredades de clase que reactualizan procesos de desigualdad social. Mucho se ha escrito sobre el proceso de segregación residencial que atravesó a la Ciudad de Buenos Aires desde la profundización del neoliberalismo en la década de 1990 pero poco se dice sobre cómo la crisis social, política y económica modificó el paisaje urbano y cómo diferentes grupos de pobres reocuparon áreas centrales de la ciudad para desarrollar en el espacio urbano estrategias de supervivencia. De esta forma, se intentará reproblematizar cómo los pobres también construyen usos y significaciones de un mismo espacio céntrico.

x
Hacia un enfoque relacional del bienestar
Elementos para el diagnóstico y la orientación de políticas públicas
Rolando Cristao

En el presente trabajo se analiza críticamente el enfoque de pobreza y se propone el enfoque de los activos y estructura de oportunidades como herramienta para el diagnóstico social. A partir de este desarrollo, se discute en qué medida el concepto de desigualdad podría actuar como organizador del análisis de la situación social.

x
Programas sociales y personas en situación de calle en la ciudad de Buenos Aires
Un mapa conceptual de las intervenciones
Andrea Bascialla

El presente trabajo presenta un análisis resumido de las políticas sociales generadas por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para personas en situación de calle. A partir de la sistematización de la información ofi cial disponible, se confeccionó un cuadro de los programas y se señalaron los conceptos más sobresalientes en relación a: i. qué ejes de la vida en la calle se recortan como problema social a solucionar; ii. qué responsabilidades atañen a cada actor social en estas soluciones y iii. qué aspectos de los grupos poblacionales se delimitan con determinadas categorías (edad, género, etc.). Se consideró el eje temporal para contextualizar las categorizaciones y esquemas de intervención. El análisis incluyó, además, los aportes teóricos vigentes sobre el tema para entender que la focalización en la falta de vivienda y la invisibilización de las causas estructurales impiden soluciones de largo alcance.

x
Entre prácticas instituidas, instituciones interpeladas y luchas distintivas:
la AUH frente a la ampliación del derecho a la educación (2009-2015).
Nora Gluz e Inés Rodríguez Moyano

El artículo propone analizar los sentidos que asumen las políticas de transferencias condicionadas de ingresos en el campo escolar, en el marco de las tendencias hacia la mayor integralidad de las intervenciones destinadas a garantizar el derecho a la educación durante el periodo 2009-2015 en Argentina. Nos interesa examinar el modo como estas son apropiadas en las escuelas a través de las mediaciones institucionales y de las tradiciones simbólicas propias del campo escolar así como de las lógicas de los actores que en ella intervienen. El trabajo toma como fuente los resultados de una investigación desarrollada entre 2013 y 2015 en la provincia de Buenos Aires sobre los procesos de implementación de la principal política de transferencias monetarias a nivel nacional: la Asignación Universal por Hijo para la Protección Social.

x
Las tensiones de las condicionalidades de la Asignación Universal por Hijo desde la perspectiva de los actores.
Laura Eugenia Garcés

Al analizar las políticas sociales, podemos posicionarnos en perspectivas teóricas que justifican el establecimiento de condicionalidades o, por el contrario, en perspectivas que se oponen a aquellas por considerar que contradicen la idea de derecho. En tanto, en el presente trabajo pretendemos problematizar esas respuestas dicotómicas y las tensiones conceptuales que están presentes en las percepciones de los actores involucrados en la Asignación Universal por Hijo de Argentina, analizando los sentidos otorgados a estos conceptos, ya no como correctos o incorrectos según una perspectiva teórica sobre las condicionalidades, sino complejizando el análisis, articulando con otros desarrollos teóricos que amplíen el horizonte explicativo de la condicionalidad y que, al mismo tiempo, den cuenta de las miradas de los sujetos involucrados en la práctica concreta de las condicionalidades.

x
Las políticas de transferencias condicionadas en la Argentina posconvertibilidad:
¿una forma de mediación entre la cuestión social y el régimen social de acumulación?
Silvio Alejandro Crudo

En las últimas décadas se advierte la expansión que han tenido los programas de transferencias condicionadas (PTC) en los esquemas de protección social, así como sus mutaciones en términos de diseño. Si varios son los factores que ayudan a comprender los procesos de formulación de las políticas sociales, nos centraremos en uno: el régimen social de acumulación en el que se encuentran insertas. El interrogante que guiará este trabajo será: ¿qué relaciones se pueden establecer entre los PTCI y el régimen social de acumulación que contiene? Para responderlo, tomaremos los casos de dos programas argentinos: el Plan Familias por la Inclusión Social y la Asignación Universal por Hijo para la Protección Social. La hipótesis que sostendremos es que estos programas se actualizan como una forma de mediación entre la cuestión social y el incipiente régimen social de acumulación que se estaba definiendo tras la salida de la convertibilidad. Para ello, recurriremos a decretos y reglamentaciones de los programas tomados como casos, documentos institucionales y datos estadísticos.

x
¿Cooperativismo como oportunidad perdida? Problemas estructurales y coyunturales del cooperativismo bajo programas
Pilar Arcidiácono y Ángeles Bermúdez

El artículo analiza el campo del cooperativismo de trabajo bajo programas a partir del caso del Programa “Ingreso Social con Trabajo” (Prist). Se abordan cuestiones estructurales y cambios de coyuntura apelando a la metáfora de bisagras de gestión. Se sostiene que las modificaciones impulsadas por el gobierno de Cambiemos se erigen y legitiman sobre un conjunto de supuestas “debilidades preexistentes” del programa, donde el esquema cooperativo comenzaba a perder centralidad. Hasta el momento, la nueva gestión brinda mayor preponderancia a las actividades de formación con una nueva versión de la teoría de capital humano y al componente de las transferencias de ingresos. Este trabajo deja abiertos interrogantes sobre las posibilidades futuras y disputas en torno al Prist y a la línea del cooperativismo de trabajo bajo programas entre posiciones más próximas al reconocimiento de nuevas formas de trabajo autogestivo-asociativo que persiguen sectores de la economía popular, por un lado, y propuestas gubernamentales de corte individual que tienden a descolectivizar el abordaje de la política pública.

x
De la promoción del trabajo cooperativo al Salario Social Complementario. Transformaciones en la transferencia de ingresos por trabajo en la Argentina
Malena Victoria Hopp

A partir del trabajo de campo cualitativo y el análisis documental, el artículo reconstruye y analiza la estrategia de política social del Estado argentino ligada a las transferencias de ingresos en el marco de experiencias de trabajo cooperativo y en la economía popular, y las disputas en torno a los sentidos del trabajo y la organización colectiva que estas implican. En este recorrido, se indaga acerca de los fundamentos de la inclusión del trabajo cooperativo como marco de realización de las tareas laborales y como condición para el otorgamiento de una transferencia directa de ingresos, en el período 2003-2015, y la ruptura que plantea la nueva orientación de las políticas sociales que propone transferencias “sin cooperativas” y la creación de un Salario Social Complementario, impulsados por la nueva gestión de Gobierno, iniciada en diciembre de 2015.

x
La lucha por un lugar en Buenos Aires.
Crisis de la vivienda y boom inmobiliario (1990-2010)
Marie-France Prévôt-Schapira

En el marco del programa Metraljeux de estudio sobre cuatro metrópolis de América Latina, este trabajo parte de la idea de que en Buenos Aires, como en otras ciudades de la región, los modelos de gobernanza son producto de las lógicas políticas e institucionales que caracterizaron las trayectorias de las metrópolis así como su inserción en la globalización. El análisis propuesto, elaborado como resultado de un trabajo de campo en las ciudades de México y de Buenos Aires en los años 2008-2010, permitirá entender los modos de la gobernanza de la vivienda en Buenos Aires, paradójica con respecto a las otras metrópolis de América Latina.

En primer lugar, se establecen, en una perspectiva histórica, las nuevas formas de precariedad y vulnerabilidad de la vivienda en la Ciudad de Buenos Aires en los años 2000. Luego se pone el foco en el desfasaje entre el derecho a la vivienda reconocido por la Constitución de la Ciudad Autónoma (CABA) y las políticas implementadas para responder a la apremiante demanda habitacional, privilegiando el análisis de las lógicas políticas e institucionales. Por último, se muestra cómo la concentración de programas de vivienda social, la mayor parte de ellos confinados en el sur de la ciudad, profundiza los procesos de segregación existentes, endurece las fronteras entre distintos barrios y exacerba las tensiones.

En fin, el artículo sostiene que la pregunta por quién se apropia del espacio es clave para hacer inteligible la dinámica y las posibilidades de la gobernanza metropolitana.

x
Bienestar infantil y diversidad familiar.
Infancia, parentalidad y políticas públicas en España
Dolors Comas-d´Argemir

El reconocimiento de la diversidad familiar es un componente esencial para el bienestar de la infancia. Las familias han experimentado fuertes cambios en su composición y relaciones internas y esto es especialmente relevante en la España de los últimos cincuenta años, en que se ha pasado de un modelo familiar único (matrimonio heterosexual con hijos) a una diversidad de formas de convivencia y a una democratización de las relaciones entre hombres y mujeres y entre generaciones. En este artículo presentamos las políticas públicas dirigidas a la infancia, con especial referencia a las relacionadas con el reconocimiento de las nuevas realidades familiares. Constatamos que las políticas de infancia y las políticas familiares han sido de poca entidad y de gran fragilidad en España y que los avances que se produjeron a finales del siglo XX, coincidiendo con el desarrollo del Estado del bienestar, se han visto truncados con la gran depresión económica y las políticas neoliberales de austeridad, que limitan la responsabilidad del Estado y sitúan a la familia como garante del bienestar infantil, acentuando el riesgo de pobreza infantil. Es en este contexto en el que hay que interpretar la escasa sensibilidad pública hacia las nuevas necesidades de las nuevas familias.

x
Los sistemas de registro de información como instrumentos para la gestión de políticas públicas para niñas, niños y adolescentes.
El caso de la Ciudad de Buenos Aires
Cristina Erbaro y Verónica Lewkowicz

El compromiso asumido por la Argentina, como Estado Parte de la Convención sobre los Derechos del Niño, y las leyes nacionales y locales de protección integral de derechos requieren del seguimiento de su implementación en las políticas públicas. En ese marco, una de las tareas más importantes es la construcción de sistemas de registro que brinden información sobre el acceso a los derechos de niñas, niños y adolescentes. En el presente trabajo se reflexiona sobre el Legajo Único Electrónico, primer sistema para el registro de situaciones de amenaza o vulneración de derechos, de uso exclusivo de todos los servicios y programas de atención directa del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

x
Autoritarismo, espacio urbano y sectores populares
A propósito de Merecer la ciudad: los pobres y el derecho al espacio urbano, Oscar Oszlak (2017). Ciudad de Buenos Aires: Eduntref. Segunda edición ampliada
Fernando Ostuni

El compromiso asumido por la Argentina, como Estado Parte de la Convención sobre los Derechos del Niño, y las leyes nacionales y locales de protección integral de derechos requieren del seguimiento de su implementación en las políticas públicas. En ese marco, una de las tareas más importantes es la construcción de sistemas de registro que brinden información sobre el acceso a los derechos de niñas, niños y adolescentes. En el presente trabajo se reflexiona sobre el Legajo Único Electrónico, primer sistema para el registro de situaciones de amenaza o vulneración de derechos, de uso exclusivo de todos los servicios y programas de atención directa del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

X1Agradecemos los respetuosos e inspiradores comentarios de Sandra Guimenez, Susana Hintze y Malena Hopp, que nos sirvieron para enriquecer la versión preliminar de este trabajo presentada en el marco del Taller “Las transferencias de ingresos en la Argentina: experiencias y transformaciones recientes. Abordajes (...) X2Bajo la gestión de Cristina Fernández, el programa se denominaba “Ingreso Social con Trabajo-Argentina trabaja”, esta última denominación era una especie de marca registrada de uso común a los programas que integraban el Plan Manos a la Obra (Resolución MDS N° 2476/2010). La leyenda “Argentina Trabaja” desapareció (...)
X3Sobre las fuentes consultadas, cabe detallar que fueron revisadas las Cuentas de Inversiones del Ministerio de Economía y las Memorias detalladas de la Nación de la Jefatura de Gabinete de Ministros entre 2009 y 2016, y el informe de la Sindicatura General de la Nación sobre el Prist-AT de agosto 2012, entre otras fuentes visitadas. Por (...) X4Realizados bajo el Decreto 1172/03 de Acceso a la Información Pública de marzo de 2014, septiembre de 2015, julio de 2016 y marzo de 2017. X5A lo largo de las diferentes gestiones del Ministerio encontramos frecuentes resistencias durante el trabajo de campo para brindar información pormenorizada sobre algunos aspectos o dimensiones del programa. X6DB era un dispositivo provincial de Buenos Aires que pasó a la órbita del MDS, aunque a la fecha el 99% de los receptores se concentran en esa provincia. En efecto, el programa Barrios Bonaerenses (Decreto provincial N°928/00) fue lanzado a partir de la Emergencia Laboral declarada por el Decreto 1862/97. Estaba dirigido a (...)
X7Decreto 78/2017, Resolución MDS N° 1274-E/2017, Decisión Administrativa JGM N° 327/2017. X8Además, se incorporan otras dos coordinaciones “Hacemos Futuro Juntas”, para la línea Ellas Hacen, y una nueva coordinación de Programas Pilotos. X9Resolución MDS N° 1274-E/2017, Decisión Administrativa JGM N° 327/2017.
X10El 90% de estas incorporaciones se realizó de septiembre de 2016 a mayo 2017.
X11A junio de 2016, el monto se ubicó en $1.720 (Resolución SCyMI N° 951/2016), en tanto que a fines de agosto se actualizó a $2.030 (Resolución 1487-E-APN-SCYMI-MDS/2016).
X12Respuesta del MDS a Pedidos de informes propios, 8 de junio de 2017.
X13En varias normas se advierte la instrucción con carácter de urgente de los trámites para hacer operativo el programa, en particular las cooperativas. De hecho, muchas normas con criterios de selectividad inicial o normas operativas son dictadas varios meses más tarde del lanzamiento del programa (Resolución MDS N° 4300/09).
X14Para profundizar en esos debates, se sugiere la lectura de Hintze (2010), Coraggio (2013), Guerra (2010), y Castelao Caruana y Srnec (2014).
X15Por definición, estas organizaciones no son estatales, esto es, son esencialmente independientes del sector público y de otras entidades, aunque reciban ayuda del Estado o, incluso, autoridades estatales tengan representación como miembros asociados, en el marco de una estructura de gobernanza diversificada que involucra a (...)
X16Como el caso de empresas sociales o de producción social en Venezuela, entre otros.
X17Cfr. Vuotto (2011).
X18Documentación proporcionada por el Inaes en 2016.
X19Si bien excede los objetivos de este trabajo, es importante mencionar que otros de perfil antropológico dieron cuenta de lo que sucede en la dinámica de las cooperativas y ofrecen otras miradas no normativas sobre esa figura que valoran y enmarcan el análisis de estas experiencias como otras formas de hacer cooperativas, donde el (...) X20No debe perderse de vista, además, que inicialmente estas cooperativas no presentarían movimientos económicos, por lo que teóricamente eran de elaboración simple y constituían una mera formalidad. X21Resoluciones Inaes N° 3374/2009; N° 1467/2010 y N° 1410/2011.
X22Entrevista realizada a funcionario de Inaes el 17 de agosto de 2016.
X23Cfr. http://www.lanacion.com.ar/2035725-marcelo-collomb-ha-habido-una-desnaturalizacion-del-cooperativismo.
X24La noción de recursividad planteada por Adelantado, Noguera, Rambla y Sáez (1998) se alimenta de la teoría de la estructuración de Giddens, para plantear una interacción recurrente y de influencia recíproca entre la práctica asociada a la política social y la estructura social, identificando procesos y efectos de larga duración que se (...)
X25De estas nuevas cooperativas, el 31,02% (85) se ubica en Buenos Aires; el 12,77% (35), en Santa Fe; el 8,03% (22), en Chaco; el 7,66% (21), en Santiago del Estero; el 7,30% (20), en Tucumán; el 6,93% (19), en Corrientes; el 5,11% (14), en Misiones; el 4,74% (13), en Córdoba; el 4,38% (12), en Rio Negro; el 4,01% (11), en Entre Ríos; el 3,65% (...)
X26Decisión Administrativa de la Jefatura de Gabinete de Ministros N° 327-2017.
X27Las capacitaciones en organización cooperativa se organizaban en conjunto desde el Inaes y la Subsecretaria de Organización y Capacitación Popular del MDS (y, posteriormente, desde la Dirección Nacional de Cooperativas Protegidas de la Unidad Ejecutora del programa), junto también con Universidades Nacionales, la (...)
X28Para un desarrollo sobre este punto, cfr. Arcidiácono y Bermúdez (2015).
X29El contenido más consistente del programa para la enseñanza y aprendizaje cooperativo se observa en el marco de las diplomaturas y tecnicaturas universitarias en Operador Socioeducativo en Economía Social y Solidaria, junto con cursos como el de Extensión Universitaria de Pre-Grado para el Fortalecimiento de Experiencias Asociativas (...) X30Lo mismo ocurrió con la elección de capataces. X31La figura de orientador fue pensada para la línea tradicional. Para el EH las diplomaturas tuvieron un sentido distinto y el énfasis de la conformación de grupo previo a la conformación de cooperativa fue mayor que en el caso de la línea tradicional. X32Para 2017, solo en la Universidad Nacional de La Plata (y los territorios que quedan bajo su jurisdicción) se prevé otorgar el título de Diplomatura a receptores que completen el tercer año de un curso iniciado bajo la gestión anterior.
X33Esta opción se convirtió en obligatoria para los receptores del EH al momento de su lanzamiento en 2013, ya que la formación fue el núcleo de las actividades que se llevarán adelante desde esta línea.
X34Por convenio, los entes debían implementar uno de los componentes de obra ofrecidos por el MDS; recibían fondos para financiar los materiales, herramientas, útiles y libros contables y gastos administrativos. Los entes, además, debían certificar las obras y llevar el control de funciones administrativas y contables. Las (...)
X35Estas direcciones tienen como objetivo facilitar y promover formaciones integrales para el desarrollo de habilidades socio emocionales, que empoderen y brinden herramientas para el trabajo en el sector de la Economía Social y Popular, con énfasis en sus dimensiones afectivas y cognoscitivas.